Bibliografía y toros medios pág. 21






descargar 124.82 Kb.
títuloBibliografía y toros medios pág. 21
página1/3
fecha de publicación01.09.2016
tamaño124.82 Kb.
tipoBibliografía
f.se-todo.com > Literatura > Bibliografía
  1   2   3




INDICE

1. DEFINICIONES…………………………………………………………………Pág. 3

2. CLASIFICACIÓN……………………………………………………………… Pág. 4

3. PATOLOGÍAS OCULARES………………………………………………….. Pág. 4

4. CONSECUENCIAS A NIVEL MOTRIZ……………………………………… Pág. 5

5. OBJETIVOS EN EDUCACIÓN FÍSICA……………………………………….Pág. 7

6. ASPECTOS METODOLÓGICOS…………………………………………….. Pág. 8

7. ADAPACIONES PARA LA EDUCACIÓN FÍSICA NORMALIZADA……...Pág.10

8. EVALUACIÓN DE LA DISCAPACIDAD……………………………………Pág. 11

9. TEST MOTORICOS Y CEGUERA…………………………………………...Pág. 13

10. ACTIVIDADES………………………………………………………………Pág. 16

11. BIBLIOGRAFÍA Y TOROS MEDIOS………………………………………Pág. 21

12. PREGUNTAS DE EXAMEN…………………………………………….…..Pág. 22

  1. DEFINICIONES:

Según Cabezas (2006):

Deficiencia visual o ceguera es un término poco preciso y excesivamente amplio, ya que existen situaciones diversas, desde personas que carecen totalmente de visión hasta a aquellas personas que tienen una limitación importante en su capacidad visual, es decir que mantienen algo de visión. Por lo tanto, habrá diferentes adaptaciones según el grado de deficiencia visual.

Agudeza visual: es la capacidad para percibir la figura o la forma de los objetos así como sus detalles. Para medir la agudeza visual se utilizan optotipos (escala de Wecker: de 0 a 1), por ejemplo: 0,1 persona que ve a un metro con la misma agudeza visual que una persona con visión normal percibe a 10m.

  • Hasta 0,8 podríamos decir que es una visión normal.

  • De 0,8 a 0,4 ó 0,3 → pérdida de visión moderada.

  • De 0,3 a 0,1→ pérdida de visión importante.

  • De igual o menor a 0,1 es lo que se denomina ceguera real y dentro de este extremo se pueden hacer más subdivisiones:

    • De 0,1 a 0,02 → deterioro visual profundo.

    • De 0,02 a 0 → deterioro visual casi total.

Campo visual: es el área del espacio que percibe el ojo. Capacidad para percibir los objetos situados a partir de la visión central, es decir, el punto de visión más nítido; la valoración se hace en grados, se mide cada ojo por separado a través de la campimetría.

Ceguera real: personas que carecen totalmente de visión, se utiliza también otro término amaurosis (carencia total de visión). Es muy rara; en la mayoría de las personas que padecen ceguera aunque no distinguen formas sí perciben distintos tonos de luz.

Ceguera legal: nos permite establecer cuestiones tan prácticas como qué personas pueden recibir determinadas prestaciones; este término hace referencia a unos límites de pérdida visual. Es un término arbitrario porque varía de un país a otro. En España el límite se sitúa en 0,1, por lo tanto toda persona que esté por debajo de esta cifra se considera ciega legalmente.

Los criterios para afiliarse a la O.NC.E. son:

  • Poseer la nacionalidad española.

  • Disponer en ambos ojos al menos una de las siguientes condiciones:

    • Agudeza visual igual o inferior a 0,1.

    • Su campo visual se reduzca a 10º o menos (pérdida de amplitud).

2. CLASIFICACIÓN:

Existen diferentes clasificaciones según autores, debido a la variedad de criterios que se utilizan. Según Barraga (1992):

  • Discapacidad visual profunda: se trataría de aquellos casos en los que existe una dificultad para realizar tareas visuales gruesas y, por tanto, tendría la imposibilidad de hacer aquellas tareas que requieran una visión detalle.

  • Discapacidad visual severa: posibilidad de realizar tareas visuales con dificultades de manera inexacta, requiriendo una adecuación del tiempo y de ayudas.

  • Discapacidad visual moderada: posibilidad de realizar tareas con el empleo de ayudas e iluminación adecuadas, de la misma manera que la realizan personas con visión normal.

  • En función del punto educativo existen dos categorías:

    • Personas con discapacidad visual grave sin restos aprovechables para la lectoescritura funcional en tinta (ceguera o con necesidades adaptativas).

    • Personas con discapacidad visual grave con restos para la lectoescritura en tinta que requieren ayudas técnicas.


3. PATOLOGÍAS OCULARES:

Criterios a tener en cuenta:

  • Áreas o estructuras afectadas.

    • Globo ocular: ausencia de iris (total o parcial):

  • Animidia.

  • Desprendimiento de retina.

  • Cataratas u opacidad del cristalino.

    • Nervio óptico:

  • Tumores del nervio óptico.

  • Traumatismos que lo afecten.

  • Falta de oxígeno en sangre.

    • Áreas visuales occipitales:

  • Tumores.

  • Procesos infecciosos.

  • Traumatismos.




  • Momento de aparición.

    • Retinopatía del prematuro (niños prematuros).

    • Glaucoma y distrofia juvenil.

    • Degeneración macular (a partir de los 60 años).

  • Etiología o causas de la enfermedad.

    • Congénitas:

  • Aniridia hereditaria.

  • Retinosis pigmentaria (síndrome de Usser).

    • Sobrevenidas (por el azar):

  • Traucoma: infección del ojo provocada por una bacteria asociada a la falta de higiene.

    • Fortuitas o accidentales:

  • Traumatismo que afecte a cualquier zona del sistema visual.

    • Asociadas a otras enfermedades:

  • Diabetes produce retinopatías.

  • Cómo se produce la pérdida de visión.

    • Progresiva (lento):

  • Retinosis pigmentaria.

  • Cataratas.

    • Rápida o inminente: derivadas de traumatismos.

  • Si afecta a uno o a los dos globos oculares.

    • Monoculares: desprendimiento de retina.

    • Ambos ojos (binocular): glaucoma (alguno tipos) → exceso de presión intraocular.


4. CONSECUENCIAS A NIVEL MOTRIZ: (Según Toro Bueno y Zarco Resa. (1995).

El desarrollo es un proceso psicológico integrativo que deriva de la interacción del niño y su entorno. Es un cambio que se manifiesta a través de conductas cada vez más complejas y que tiene lugar paralelamente al crecimiento determinado por el aumento del peso y la talla del niño

Por lo general, el niño ciego, no presenta diferencias con relación al niño con vista en el crecimiento, pero sí se dan con frecuencia en el desarrollo.
En el niño ciego la evolución secuenciada se mantiene pero puede variar la duración de cada etapa.

El niño normal a través del establecimiento de una base madurativa que internaliza la percepción de sí mismo y lo diferencia de su entorno, accede a los diferentes esquemas organizativos. En el caso del niño ciego, su discapacidad modifica la regulación de sus adquisiciones dado que la visión provee la retroalimentación y al faltar todos los subsistemas deben readaptarse a esas condiciones. Es decir “un niño con visión normal, en respuesta a los estímulos medioambientales, consigue un desarrollo motor espontáneo. En el sujeto ciego o con fuerte déficit visual, ese proceso sufre un desfase como consecuencia de percibir el medio de un modo incompleto, aunque también se de ese principio de espontaneidad.”

Podemos afirmar que el niño ciego no es un vidente que carece de visión. Su manera de percibir el mundo que él mismo elabora no es igual a la de un niño normal privado de vista. Alrededor del 80% de la información recibida del entorno se adquiere por vía visual; teniendo en cuenta esto podemos hacernos una idea de la cantidad de información que deja de recibirse cuando no se dispone de ese sentido. La información que nos aporte cualquier otro sentido es siempre más restringida y parcial. El ojo proporciona al cerebro sensaciones que le permiten interpretar: color, tamaño, distancia y también seguir el movimiento mientras el cuerpo permanece estático. La percepción visual es un proceso decisivo que se relaciona más con la capacidad de aprendizaje del niño que con su condición visual.

Frostig, 1982, en “Educ. Física para niños…” de Toro Bueno y Zarco, “la percepción visual tiene cinco facultades básicas”:

    1. Coordinación viso-motriz

    2. Percepción figura-fondo.

    3. Constancia perceptual.

    4. Posición en el espacio.

    5. Relaciones espaciales.

En el área de Educación Física, existen algunas cuestiones del aprendizaje a las que se les debería prestar especial atención en el niño deficiente visual: 
1.      Recepción e interpretación de la información (aprendizaje sensorial): lo que un niño siente, oye, ve, gusta y huele es almacenado y asimilado constituyéndose en modelos y esquemas cognitivos que se adecuan al medio.
2.      Aprendizaje de esquemas motrices: desde el momento del nacimiento, todo niño pequeño realiza numerosos movimientos rítmicos involuntarios, debido en parte a un estímulo interno biológico pero también como un medio para utilizar los músculos para que crezcan. A través del movimiento el niño con poca   a ninguna visión puede  ir tomando conciencia del mundo que lo rodea.

3. Aprendizaje a través de la imitación: desde los primeros momentos el niño está motivado  por la observación de las personas que le rodean, por lo cual al carecer de visión, es mucho más difícil y a veces hasta imposible imitar las acciones de los demás a través de otros sentidos. Los niños ciegos no pueden aprender, consciente o inconscientemente, de las actividades que los otros realizan y que llegan espontáneamente al niño vidente.

4. Autoevaluación y control de las propias acciones y sus resultados: el hecho de comprobar los resultados de sus propias acciones durante y después de su  realización es la mejor forma de aprender su ejecución correcta. El déficit  visual provoca un retraso en la percepción de “sí mismo” como agente  provocador de  acciones, puesto que, cuando el niño no puede ver, generalmente no tiene elementos suficientes para comprender los  consecuencias de su acción, excepto si se produce un sonido.

En el desarrollo senso-motor del niño ciego se suelen presentar algunos aspectos especialmente dificultosos. Estos son: conocimiento del propio cuerpo, conocimiento, estructuración y organización espacial, conducta motriz imitativa, control de ejecuciones motrices y adquisición de habilidades motrices.
5. OBJETIVOS EN EDUCACIÓN FISICA:

El niño ciego debe tener oportunidades para realizar actividades físicas, que le permitan disfrutar con el movimiento y que le den posibilidades de interactuar con los otros niños en actividades de tipo cooperativo. La práctica de la actividad física contribuirá a la participación responsable e independiente en un “mundo de videntes”.

Por ello, deben ser llevadas a cabo en contacto con las “personas que ven”, de manera que se desarrolle la capacidad de interactuar con lo demás de una forma fácil y espontánea.

Según Salvador Gónzalez Alarcón coordinador Deportivo de la ONCE en Málaga, septiembre 2002. “La educación física para niños ciegos y deficientes visuales, posee los mismos objetivos y contenidos que en niños videntes, diferenciándose únicamente en las adaptaciones y técnicas utilizadas para conseguir los mismos. Eso sí, deberemos poner más hincapié en aquellos contenidos que sean más importantes y necesarios para los niños ciegos y deficientes visuales.

Los objetivos son los mismos que en niños videntes pero haciendo hincapié en:

  • Facilitar la toma de conciencia de su cuerpo, de todas sus partes y las relaciones entre las partes corporales, y las posturas y actitudes, así como en el reconocimiento del cuerpo de los demás.

    • Aprender las sensaciones de equilibrio y desequilibrio, tanto en estático como en movimiento (algunos deportes, como el judo, ayudan a mejorar rápidamente esta cualidad).

    • Provocar ocasiones de juegos con los demás, fomentando así la interrelación con sus compañeros.

    • Mejorar la locomoción, llamándole la atención sobre los elementos de su entorno.

    • Mejorar la estructuración espacio-temporal.

    • Crear hábitos de vida sanos y actitudes positivas hacia la práctica deportiva.

    • Conocer las limitaciones y posibilidades de su cuerpo”.


6. ASPECTOS METODOLÓGICOS:

Debido a que la principal vía alternativa de recepción de información en los niños con discapacidad visual es el canal auditivo, la gran mayoría de los conocimientos que estos niños adquieren poseen un carácter verbal. Muchos de los conocimientos adquiridos de esta manera se realizan mediante un aprendizaje mecánico, por lo que pueden encontrarse dificultades para relacionar este aprendizaje con el mundo real y, con ello, en la comprensión del medio que les rodea.

En general, a la hora de abordar el trabajo en el área de Educación Física se han de considerar una serie de cuestiones metodológicas:

  • Comprobar que los alumnos reciben los mensajes:

      • Ubicación y localización del profesor.

      • Claridad, concreción de los mensajes. Mensajes descriptivos.

      • Lenguaje claro, adecuado a la edad y nivel de desarrollo del niño.

      • Instrucciones cortas y concretas.

      • Evitar actitudes paternalistas y sobreprotectoras.

  • Modificar las tareas:

      • Conocer las capacidades y limitaciones de los alumnos.

      • Comenzar el aprendizaje por las tareas más motivadoras.

      • Destacar objetos mediante colores vivos y elevados contrastes.

      • Utilizar señales acústicas que ayuden a la orientación y a la localización de los objetos.

      • Contar con la colaboración del resto de alumnos.

      • Conceder un papel fundamental a la ejercitación y experimentación.

      • Favorecer las habilidades de coordinación audio-kinestésica.

      • Analizar las tareas antes de modificarlas.

En términos generales, el profesor debe adoptar unas estrategias y criterios metodológicos que ayuden a la superación del carácter verbalista y pasivo del aprendizaje del niño con discapacidad visual. Al respecto, Toro Bueno y Zarco Resa (1995), destacan:

  • Participación activa en el proceso de aprendizaje:

El aprendizaje no se debe restringir a la mera adquisición de conocimientos, sino que ha de abarcar la capacidad de relacionar las informaciones nuevas con las asimiladas previamente, así como su aplicación a situaciones posteriores.

El alumno debe ser el sujeto de un proceso de enseñanza que debe estar organizado de manera que el niño pueda emplear todos sus sentidos para conocer los hechos.

  • Aspectos motivacionales:

La motivación tiene una importancia extrema en el proceso de aprendizaje de los niños con discapacidad visual. Ni el aprendizaje activo ni la repetición serán efectivos si no se cuenta con el interés y motivación del alumno, así, si se dirige el interés del niño hacia el mundo exterior, se le está motivando a participar en el mismo.

En general, se pueden definir una serie de situaciones en las que los alumnos se encuentran motivados por el aprendizaje:

    • Cuando el niño está realmente interesado en lo que aprende.

    • Cuando la tarea de aprendizaje es clara y bien definida para el alumno.

    • Cuando el alumno se interesa en una actividad particular diferente a la del aprendizaje formal. El aprendizaje se hace espontáneo.

  • Individualización y aprendizaje:

El concepto de esquemas de aprendizaje individuales únicos señala la necesidad de la enseñanza individualizada si se quiere lograr un máximo aprendizaje, por lo que tanto padres como profesores deben comprender y aceptar las estrategias de aprendizaje preferidas por cada niño.

Aspectos a tener en cuenta en lo referente a la consecución de los objetivos de enseñanza-aprendizaje son:

    • Conocer las características de los alumnos.

    • Realizar una planificación adecuada.

    • Determinar el nivel inicial de conocimientos.

    • Prever los recursos que van a ser necesarios.

    • Evaluar de manera continua los resultados obtenidos así como los programas y métodos de trabajo.

  • El juego como estrategia de aprendizaje:

La escasa movilidad, fruto de las propias limitaciones, debido a la falta de un sentido, y del miedo ante espacios y situaciones desconocidas, puede ser disminuida gracias a una adecuada práctica en la que los juegos y las actividades motrices tienen una función primordial.
  1   2   3

similar:

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía Pag 8

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía pág. 33

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía páG. 47-48

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía pág. 13

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía pág. 23

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía pág. 57-58

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía Pág. 13

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía pág. 105

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconBibliografía pag. 19 IntroduccióN

Bibliografía y toros medios pág. 21 iconInstalaciones de invierno (pag. 4 ) Instalaciones de verano (pag....






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com