Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa.






descargar 0.64 Mb.
títuloResumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa.
página1/9
fecha de publicación14.02.2016
tamaño0.64 Mb.
tipoResumen
f.se-todo.com > Ley > Resumen
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

Efecto del saque sobre el bloqueo y el rendimiento del equipo en defensa


Efecto del tipo y rendimiento del saque sobre el bloqueo y el rendimiento del equipo en defensa
Palao, J.M. 1; Santos, J.A. 2 y Ureña, A. 2

1 Facultad de Salud, Actividad Física y Deporte. Universidad Católica San Antonio de Murcia

2 Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Universidad de Granada

e-mail de contacto: jmpalao@pdi.ucam.edu
Resumen: El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. Un total de 4968 secuencias de 33 partidos de categoría masculina y 2450 secuencias de 23 partidos de categoría femenina de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 fueron analizadas. Las variables registradas fueron: el rendimiento del saque, ataque y del bloqueo, la forma de realización del saque (apoyo, salto potente, salto flotante), el tipo de ataque (primer tiempo, segundo tiempo, tercer tiempo y ataque al segundo contacto), zona de la pista donde se produce el ataque, número de jugadores en bloqueo: ningún jugador en bloqueo, un bloqueador, dos bloqueadores, y tres bloqueadores, el genero del equipo analizado (masculino y femenino), y el nivel de los equipos analizados. Los resultados indican que cuando el saque condiciona la construcción del ataque contrario: se incrementa la realización de bloqueos dobles y triples por el equipo en defensa tanto en categoría masculina como femenina, se reduce la realización de ataques por zona 3 por parte del equipo en recepción; y se incrementa el rendimiento del bloqueo y se incrementa el éxito del complejo 2.

Palabras clave: voleibol, rendimiento, bloqueo, ataque, saque.
Title: Effect of the type and efficacy service on the block and the performance of the defense of the side-out.

Abstract: The purpose of this study is to find out the effect of the type and efficacy service on the posterior block action and the performance of the defense of the side-out. A total of 4968 actions of 33 male matches and 2450 actions of 23 female matches of the 2000 Olympic Games were analyzed. The variables studied were: serve, attack and block efficacy, type of serve (standing serve, top-spin jump service, and floating jump service), attack tempo (first tempo, second tempo, third tempo and second contact attack), zone of the court where attack is done, number of players in block, gender, and level of the teams. The results show that when the service limits the attack options of the opponent: there is an increase of the double and triple block as in males as in females, there is a reduction of the attack in zone 3, and there is an increase of the performance of the defense of the side-out phase.

Key words: volleyball, performance, block, attack, serve.
INTRODUCCIÓN

El voleibol es un deporte colectivo en el cual pese a que las acciones técnicas (saque, recepción, colocación, remate, bloqueo y defensa en campo) que los jugadores realizan son acciones discretas el desarrollo del juego posee un carácter cíclico y repetitivo. Así, las acciones técnicas se repiten de forma cíclica en el juego hasta que alguno de los equipos consigue su objetivo o comete un error (grafico 1). A esta repetición organizada y repetitiva de acciones se le denomina flujo, carácter ciclo o secuencia de juego (Selinger & Ackermann-Blount, 1986; Fraser, 1988; Beal, 1989).




Grafico 1. Estructura y fases del juego (Palao, Santos y Ureña, 2002)


Dentro de la secuencia de juego podemos encontrar diversas fases en función de los objetivos que buscan las mismas (Kleschov, Tiurin, & Furaev, 1980; Eom & Schulz, 1992a; Santos, 1992; Herrera, Ramos, & Mireya, 1996; Ureña, 1998; Monge, 2001, 2003; Palao, Santos & Ureña, 2002).

a) Salida de recepción o Complejo 1 (K-1): conjunto de acciones que realiza un equipo para neutralizar y contrarrestar el saque del equipo contrario y organizar su ataque, buscando ganar la posesión del saque. Esta fase engloba las acciones de recepción, colocación y ataque.

b) Defensa de la salida de recepción o Complejo 2 (K-2): conjunto de acciones que realiza un equipo para neutralizar y contrarrestar el ataque del equipo contrario y organizar su contraataque, buscando así continuar sacando. Esta acción engloba las acciones de saque, bloqueo, defensa en campo, colocación y contraataque.

c) Defensa del contraataque o Complejo 3 (K-3): conjunto de acciones que realiza un equipo para neutralizar y contraatacar, a su vez, el contraataque del equipo contrario. Esta acción engloba las acciones de cobertura o bloqueo y defensa en campo, colocación y contraataque.
Así todas las acciones de juego, excepto el saque, se ven afectadas por la acción previa y a su vez estas afectan a la acción posterior, sin importar la fase de juego en la que se encuentran. Eom y Schutz (1992a, 1992b) estudiaron la relación entre acciones las acciones de recepción y defensa, la colocación y el remate en la 3ª World Cup, celebrada en Seúl en 1987. Estos autores diferenciaron en su estudio en relaciones de primer orden (colocación con remate) y relaciones de segundo orden (recepción con remate y defensa en campo con remate).
No todas las acciones del voleibol tienen el mismo efecto en el juego (Ahrabi-Fard & Hensley, 1995; Zhang, 2000). A grandes rasgos se pueden diferencias dos grupos de acciones: acciones terminales (saque, remate y bloqueo), y las acciones de continuidad (recepción, colocación y defensa en campo).
En el alto rendimiento, las acciones próximas a la red, el remate y el bloqueo son las acciones que más afectan sobre el rendimiento de las diferentes fases y el juego (Cox, 1974; Coleman, 1975; Beal y Murphy, 1989; Eom & Schutz, 1992a, 1992b; Díaz, 1996; Ureña, 1998; Grgantov, Dizdar & Jankovic, 1998; Marelic, Zufar & Omrcen, 1998; Schleuder, 1998; Moutinho, 2001; Häyrinen, 2004; Palao, Ureña & Santos, 2004).
El presente estudio busca profundizar sobre el efecto que el saque tiene sobre las acciones que el equipo en recepción realiza y las posibles relaciones con el rendimiento del bloqueo y del equipo en defensa.
La acción de saque, aunque se produce con bastante anterioridad al bloqueo (relación de cuarto orden), afecta al rendimiento de la recepción y con ello al rendimiento de ataque del equipo contrario (Cheronis, 1991; Eom & Schutz, 1992a, 1992b; Díaz, 1994, 1996; Alberda, 1995; Katsikadelli, 1996, 1998; Byron, 1996; Ureña, 1998; Ureña, Calvo & Gallardo, 2000; y Papadimitriou, Pashali, Sermaki, Mellas, & Papas, 2004). Así, el rendimiento del saque afecta el tipo de ataque del equipo contrario. Un buen saque reduce la utilización de ataques de primer tiempo e incrementa los ataques de segundo tiempo, de zaguero y altos (Zimmerman, 1995; Katsikadelli, 1995; 1996, 1998; Ureña, 1998; Ureña, Calvo & Gallardo, 2000; y Papadimitriou et al., 2004).
La acción del saque tienen una doble finalidad, por un lado intentar conseguir un punto directo y por otro lado aumentar las posibilidades de éxito de nuestro bloqueo y defensa en campo, al debilitar el ataque del equipo contrario (Cheronis, 1991; Díaz, 1994, 1996; Alberda, 1995; Ureña, 1998). Selinger y Ackermann-Blount (1986) nos indican como los mejores sacadores deben colocarse lejos del colocador para de esta forma compensar con el saque la debilidad del bloqueo y la defensa en campo, cuando el colocador es delantero.
Varias son las opciones de ejecución técnica que los jugadores pueden emplear para realizar el saque. La clasificación más habitual para diferenciar los distintos tipos de saques es una combinación de la descripción de la forma de realización del saque (en apoyo y en salto) y de las características de la trayectoria de la pelota (potente o con giro y flotante).
En categoría masculina, en el periodo 1992-1996 se produjo un incremento de la utilización del saque en salto potente, así su utilización paso de un 25% en los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 a un 50% en los Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996 (Ureña, 1998).
En los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 (tabla 1), la frecuencia de utilización del saque en salto potente en categoría masculina se ha incrementado ligeramente respecto a los anteriores Juegos Olímpicos hasta valores del 53% (Ejem, 2001).

Tabla 1. Frecuencia de utilización de los distintos tipos de saque por categorías en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 (Ejem, 2001).

Categoría

Apoyo

Salto Potente

Salto Flotante

Masculina

24,1 % (32)

53,0 % (79)

15,9 % (21)

Femenina

91,7 % (122)

7,5 % (10)

0,8 % (1)

Nota: El cálculo de estos porcentajes se realizo contabilizando la técnica de saque utilizada por los 265 jugadores/as de campo (excluyendo a los líberos e incluyendo tanto titulares como suplentes) de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000.


El incremento de la frecuencia y del rendimiento del saque potente en salto en categoría masculina ha provocado:
a) Un aumento del porcentaje de éxito del Complejo 2, y con ello una reducción del porcentaje del Complejo 1 (Zimmerman, 1995). El porcentaje de éxito del Complejo 1 en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 fue superior al 70 % en categoría masculina (Fellingham, Collings & McGown, 1994), mientras que en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 estos valores fueron del 64 % (Ureña, 1998).

b) Un mayor condicionamiento de la recepción, al producirse más recepciones que condicionan el ataque (Patterson, 1999), lo que conlleva a un aumento del número de acciones del Complejo 3 (Zimmerman, 1995).

c) Una reducción de la complejidad de ataque, al tener que utilizar más jugadores en las funciones de recepción (Fröhner & Zimmerman, 1992; Zimmerman, 1995; Alberda, 1995; Ureña, 1998).

d) Una reducción de los ataques de primer tiempo e incremento de los ataques de segundo tiempo, de zaguero y altos (Zimmerman, 1995; Katsikadelli, 1996).
Sin embargo con el saque en salto y el riesgo que se asume al realizarlo se ha incrementado el número de errores considerablemente (Zimmerman, 1995; Patterson, 1999). Beal, citado por Patterson (1999), indica unas ratios ideales de rendimiento de 1 punto por cada 3 errores (1 : 3), por encima de estos valores la aportación del saque en salto al juego no es positiva.
Ejem (2001) nos indica como la mayoría de los saques en salto potente en todos los equipos sin excepción fueron realizados con el máximo grado de riesgo, excepto los saques cortos. Así se ha pasado de ratios de 1 punto por cada 1,5 - 2 errores a ratios de 1 punto por cada 3,5-4 errores. Ejem (2001) destaca además como los 9 mejores sacadores, según las estadísticas oficiales de la FIVB (FIVB, 2000), utilizan como técnica de saque el saque en salto potente.
La importancia de la acción de bloqueo en el juego ha variado en los últimos años, al menos en categoría masculina. Esto se ha producido de forma indirecta gracias al incremento en la utilización del saque en salto potente. Over (1990), Baacke (1990) y Coleman (1992) indican que la acción de bloqueo fue fundamental para el rendimiento de los equipos en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988.
En los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, Díaz (1996) indica como la correlación de esta acción con el rendimiento del equipo fue débil. Esto se debió al incremento de la capacidad de ataque de los equipos (Zimmerman, 1993). Sin embargo a partir de los Campeonatos del Mundo de 1994 y los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 el bloqueo ha aumentado su rendimiento y peso especifico en el juego.
En categoría femenina, al igual que en categoría masculina, la utilización del saque facilita el éxito del bloqueo y la defensa en campo, siendo una importante arma ofensiva (Beltri, 1991; Fröhner, 1997; Ureña, 1998; Ureña et al., 2000).


Tabla 2. Cuadro comparativo de la frecuencia de utilización de los distintos tipos de saque y su rendimiento por categorías en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 (Ureña, 1998).




Tipo de saque

Rendimiento Saque

Categoría

Apoyo

Salto Potente

Salto Flotante

Apoyo

Salto Potente

Salto Flotante

Masculina

45,1 %

49,6 %

5,3 %

13 %

34,2 %

24 %

Femenina

86,6 %

8,4 %

0,8 %

18 %

21 %

-

Nota: En el rendimiento del saque se indica el porcentaje de acciones que fueron punto directo en función del tipo de saque utilizado.


Tanto en los Campeonatos del Mundo de Brasil 1994 como en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 la frecuencia de los saques potentes en salto se ha incrementado, pero a diferencia que en categoría masculina, su eficacia no fue destacable (Fröhner y Murphy, 1995; Fröhner, 1995; Fröhner, 1997; Ureña, 1998). En categoría femenina la acción del saque en apoyo continúa siendo la más eficaz (Fröhner, 1997; Ureña, 1998).
En los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 según las investigaciones de Ejem (2001) se ha incrementado ligeramente la utilización del saque en apoyo y se ha reducido ligeramente la utilización del saque en salto potente. Respecto al riesgo del saque en femenino nos indica que es menor que en masculino, las ratios de puntos - errores se han incrementado ligeramente hasta una ratio de 1 punto por 2-2,5 errores. Ejem (2001) destaca además como de las 9 mejores sacadoras, según las estadísticas oficiales de la Federación Internacional de Voleibol (FIVB, 2000), 6 utilizan como técnica de saque el saque en salto potente.
En categoría femenina, la acción de bloqueo no tiene el mismo peso específico que en masculino, así en los Juegos Olímpicos de Seúl 1988, con una frecuencia menor que en masculino el bloqueo femenino fue más eficaz que el masculino al tener una mejor relación entre aciertos - errores (Beltri, 1991). En los Juegos Olímpicos y Campeonatos del mundo posteriores se produjo un incremento progresivo de las acciones de éxito (Fröhner & Murphy, 1995; Fröhner, 1997), destacando como en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996 la igualdad de rendimiento de esta acción entre las distintas rotaciones (Fröhner, 1997).
Sin embargo, se deben de tener en cuenta al considerar los estudios previos a 1998-1999, que los cambios reglamentarios llevados a cabo por la Federación Internacional de Voleibol (FIVB, 1999). Estos cambios han modificado el sistema de puntuación (sistema de recuperación a sistema acción punto) y han incorporado al juego la figura de un jugador especializado en recepción y defensa, "el líbero"; han permitido que el saque contacte la red, han suprimido la tentativa de saque, han incrementado el tiempo de saque a 8 segundos.
El cambio del sistema de puntuación han variado la forma de conseguir los puntos (Ahrabi-Fard & Hensley, 1995; Zhang, 2000), así la fase de juego del Complejo 1 pasa de evitar que el equipo contrario consiga puntos a ser la principal forma de puntuar (Ahrabi-Fard & Hensley, 1995; Zimmerman, 1999; Zhang, 2000). La introducción del libero, un jugador especialista en recepción y en defensa en teoría, debe haber afectado al rendimiento de la recepción y alterado los sistemas de recepción de los equipos. Aunque los estudios de Ureña, Calvo y Lozano (2002) indican que su inclusión no supone ninguna variación significativa del rendimiento de la recepción ni en el resultado de la jugada en general.
A este teórico incremento del rendimiento de la recepción, debe sumársele que con el tanteo de acción punto un error en el saque supone un punto para el equipo contrario. Así, numerosos autores (Thines, 1992; Ahrabi-Fard & Hensley, 1995) se han mostrado críticos con la introducción del tanteo acción-punto porque ello supondría a los equipos asumir menor riesgo en el saque. Sin embargo, los entrenadores y estudios indican una tendencia contraria (Zimmerman, 1995; Patterson, 1999; Ejem, 2001).
Así, tras los cambios que se han producido en el juego, se plantea el presente estudio que busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa.
MÉTODO

Un total de 4968 secuencias de 33 partidos de categoría masculina y 2450 secuencias de 23 partidos de categoría femenina de los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 fueron analizadas en este estudio pre-experimental descriptivo. El instrumento de observación utilizado fue un sistema de categorías (Anguera, 1991).

Las variables registradas fueron:

  • El rendimiento del saque, ataque y del bloqueo (A partir de Coleman, 1975; Díaz, 1992, 1996).

  • La forma de realización del saque: apoyo, salto potente, salto flotante (Selinger & Ackermann-Blount, 1986).

  • El tipo de ataque: primer tiempo, segundo tiempo, tercer tiempo y ataque al segundo contacto (Selinger & Ackermann-Blount, 1986).

  • Zona de la pista donde se produce el ataque (grafico 2).

  • Número de jugadores en bloqueo: ningún jugador en bloqueo, un bloqueador, dos bloqueadores, y tres bloqueadores.

  • El genero del equipo analizado: masculino y femenino.

  • El nivel de los equipos analizados: nivel 1, clasificados entre el 1º y el 4º; nivel 2 clasificados entre 5º y el 8º; y nivel 3, clasificados entre el 9º y 12º.






Grafico 2. Zona de la pista donde se produce el ataque.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9

similar:

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconImpensar la ciudad o en busca del pensamiento complejo. Un necesario recorrido epistemológico

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconResumen del pensamiento complejo

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconResumen del estudio sobre el sector de las tecnologías de la informacióN...

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. icon2. Objetivos propios para la mejora del rendimiento escolar y la...

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconResumen Se propone en este artículo un estudio sobre tres pruebas...

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconResumen Se propone en este artículo un estudio sobre tres pruebas...

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconNombre del equipo: el alma del deporte

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconEs necesario ubicar el subsistema Desarrollo Motor Humano dentro...

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconPresentación del estudio sobre la obesidad en la Región de Murcia...

Resumen : El presente estudio busca conocer la incidencia del tipo y de la eficacia del saque sobre la posterior acción de bloqueo y del rendimiento del complejo 2 del equipo en defensa. iconResumen del estudio






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com