Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197






descargar 193.16 Kb.
títuloFuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197
página1/3
fecha de publicación07.11.2015
tamaño193.16 Kb.
tipoDocumentos
f.se-todo.com > Ley > Documentos
  1   2   3
Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en REVISTA JURIDICA Nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197.

SENTIDO Y VALOR DE UNA CONSTITUCIÓN ESCRITA

Prof. Dr. Sergio Díaz Ricci

Universidad Nacional de Tucumán

(Argentina)


"Una Constitución escrita y contenida en un documento conciso que puede ser comentado y recordado más fácilmente que una Constitución formada a lo largo de una serie de controversias y compromisos parece especialmente adecuada para un país donde el pueblo esta llamado a gobernar".

James BRYCE, Constituciones flexibles y constituciones rígidas.

  1. AUTONOMÍA CONCEPTUAL.

Para entrar a considerar las Constituciones Escritas, primeramente, es necesario conocer el lugar que éstas ocupan en el Derecho Constitucional. La Constitución Escritas es un elemento –sin duda esencial-- del Derecho Constitucional, por ello hay que distinguir el Derecho Constitucional como un conjunto, de la Constitución Escrita como un elemento integrante del todo. Ésta contiene un número circunscrito de normas constitucionales que revisten una importancia especial. En efecto, la Constitución Escrita se convierte en el instrumento donde consta lo más significativo del Derecho Constitucional. Sin embargo no todo el Derecho Constitucional está escrito ni, por lo tanto, está en la Constitución, ni todo el Derecho Constitucional escrito está en la Constitución Escrita pues ésta contiene sólo parte de las normas constitucionales.
Trazar una división categórica entre Constituciones en Escritas y No Escritas sólo por referencia a su apariencia externa resulta bastante superficial porque a primera vista nada definitivo nos dice el hecho que una Constitución esté escrita y otra no. En este sentido HORWILL, con inglesa ironía expresa que "algún desconocido dividió las Constituciones en Escritas y No Escritas, y desde entonces la clasificación fue tomada en serio de manual en manual"1.
La Constitución Escrita, como formulación documental de normas relativas al ordenamiento jurídico fundamental del Estado2, constituye un tipo constitucional bien delimitado. La existencia de Constituciones Escritas cuyas normas no fueron sistematizadas en forma de documento codificado (caso de las Leyes Constitucionales francesas de 1875) o que no establecieron un procedimiento parlamentario especialmente agravado para su modificación (v.g. Estatuto Albertino de 1848) nos señala que puede independizarse la idea de Constitución Escrita del carácter codificado y/o rígido que puedan tener, es decir que se trata de un concepto relativamente autónomo. En efecto, de la forma "escrita" de la Constitución se deriva un complejo de implicancias y consecuencias, con relevancia suficiente que justifica un tratamiento por separado del fenómeno de las Constituciones Escritas.
Llama la atención que la doctrina constitucional en general no haya reparado en encarar los estudios constitucionales desde la rica perspectiva que ofrecen las Constituciones Escritas, afanándose más bien en incluir la perturbadora existencia del sistema constitucional británico que por su carácter de excepción no puede servir de fundamento para una Teoría de la Constitución. Son pocos los autores que abordaron sus análisis constitucionales desde la perspectiva que ofrecen las Constituciones Escritas3.
El movimiento político-ideológico que dio origen en el Siglo XVIII a las Constituciones Escritas, junto a la formulación por escrito de las normas constitucionales perseguía la codificación, la rigidez, la solemnidad y la supremacía jurídica del documento constitucional, dando lugar a un fenómeno único y complejo cuya finalidad era la limitación del poder del Estado, la certeza de ciertos derechos de la persona, la libertad económica, etc. En otros términos diremos que históricamente las Constituciones Escritas de la Revoluciones Burguesas del Siglo XVIII se presentan como un fenómeno complejo en el que la forma escrita de los preceptos constitucionales se integró con otros elementos (rigidez, codificación, etc.), que es necesario distinguir y separar para comprender.
Las Constituciones Escritas abarcan una familia muy amplia de Constituciones, pues prácticamente la absoluta mayoría de los países hace uso de la escritura para formalizar sus leyes constitucionales4, dentro de la cual puede haber Constituciones codificadas o no codificadas, Constituciones rígidas o flexibles5. Por ello, aunque por lo general van íntimamente ligadas, no debe confundirse la Constitución Escrita con las codificadas o dispersas o con la rigidez o la flexibilidad. La formulación por escrito de las normas fundamentales de la estructura y organización del Estado se ha convertido en una técnica constitucional universalmente difundida que se ha emancipado de la ideología que le vio nacer, siendo empleada hoy por sistemas políticos de todo signo. Precisamente, desentrañar las virtualidades de la forma escrita de las Constituciones es el objeto de este estudio.


  1. PROXIMACION CONCEPTUAL:

Vemos que no basta que algunas normas constitucionales de un Estado sean volcadas al papel para que exista una Constitución Escrita, en efecto, una recopilación por escrito de prescripciones de naturaleza política, por ejemplo, en un compendio de preceptos relativos a las organizaciones políticas o de ordenamientos sociales nos da un documento escrito, sin duda, pero no una Constitución Escrita6. Una Constitución Escrita nos revela la presencia de ciertas notas características:
1.) Una Constitución Escrita supone que un cuerpo al que se reconoce facultades legislativas constituyentes, dicte un conjunto en cierto modo hermético de preceptos con la voluntad política de expresar, preferentemente por normas legales escritas y con un sentido unitario, los contenidos que estima constitucionalmente relevantes. “La ley escrita –subraya SANCHEZ AGESTA—destaca una voluntad explícita y deliberada del legislador”7.
2.) Desmenuzando la noción veremos que es preciso que los preceptos escritos tengan sustancia de "ley", en el sentido de regla de derecho general. Para lo cual el órgano debe manifestar la voluntad política de dictar un acto de naturaleza legislativa. "La exigencia de una `Constitución escrita' --expresa SCHMITT-- lleva como último resultado a considerar la Constitución como una ley. Aún cuando se haya erigido como convenio entre Príncipe y Representación popular, sólo debe poder ser cambiada en vía legislativa. Constitución se convierte, pues en = ley, si bien, es cierto, --añade-- ley de una clase especial, y se coloca como lex scripta en contraposición a Derecho consuetudinario".8
3.) En efecto, en esto radica la nota típica de las constituciones escritas: el desplazamiento de la costumbre como forma de normación constitucional requiriendo en su lugar normas voluntariamente creadas a priori y por obra de la razón plasmadas por escrito. KELSEN admite que la importancia del Derecho escrito es ser derecho establecido por órganos especiales que significa la superación del Derecho consuetudinario9. La Constitución escrita implica que las normas, aunque tengan sustancia constitucional, que surjan de la costumbre o los usos no revestirán carácter formalmente constitucional, por lo tanto, no pueden producir los efectos jurídicos propios de aquella, o sea, no tienen valor jurídico las costumbres o usos constitucionales que infrinjan normas contenidas en la Constitución escrita. Podemos decir que la Constitución escrita se opone a las formas constitucionales consuetudinarias, en consecuencia, ocupa una posición superior respecto de éstas. La forma escrita al aportar precisión y fijeza a la ley constitucional, contribuye a potenciar la idea de supremacía que políticamente corresponde a una Constitución10.

4.) Por último, es también definitorio de las Constituciones Escritas su dictado en momentos temporalmente delimitados y una cierta unidad de contenido. "La constitution écrite, au contraire, est celle dont les règles sont incorporées dans un ou plusieurs documents écrits elaborés par le legislateur constituant. --enseña BARTHELEMY-DUEZ-- Elle se présente comme une ouvre d'art, consciente, volontaire, comme le résultat d'un effort voulu pour poser, une fois pour toutes, un corps de principes cohérents pour l'organisation et la direction du gouvernement" 11. En efecto sea que la Constitución Escrita esté formada por un cuerpo normativo único o esté formada por varias leyes constitucionales se puede señalar con precisión el o los momentos en que se manifestó la voluntad constituyente de una vez por todas, mientras las constituciones consuetudinarias son producto de la acumulación de costumbres, usos, precedentes judiciales producidos en momentos diversos a lo largo del tiempo y que seguirán produciéndose en adelante, no existe un momento determinado de nacimiento. Esto es consecuencia de cómo se conciba al sujeto constituyente y a su forma de actuación. Por ejemplo, si los sujetos constituyentes son los Estados particulares que concurren a dictar una Constitución federal, formarán en un momento dado un cuerpo de elabore la Constitución durante un tiempo y que luego se disolverá una vez realizada su obra. El poder constituyente del pueblo manifiesta, a través de un acto unitario y sincrónico, su voluntad constituyente, una vez logrando su objetivo este perdurará su resultado, la constitución, que habrá tenido un momento de alumbramiento delimitado en el tiempo, que ya ha pasado. Por ello una Constitución escrita y sus reformas pueden citarse por la fecha de su sanción, en cambio la "Constitución" británica --salvo sus leyes escritas-- no tiene fecha de nacimiento12.
En consecuencia, la Constitución escrita por ser ley revela un acto legislativo unitario del poder constituyente con la intención de regular de modo definitivo los contenidos que se desea sean tenidos por constitucionales, de allí que conforme un conjunto unitario de preceptos fundados en la voluntad política de regular de manera unificada un conjunto de normas que abarquen de modo completo las normas estimadas como constitucionales, las que gozarán de las calidades que de ello deriva, quedando fuera de la calidad de “constitucional” cualquier precepto que no se integre al cuerpo legal de la Constitución Escrita13. Por el contrario las constituciones no escritas se integran con elementos consuetudinarios, legislativos, contractuales, jurisdiccionales, etc. que pueden ir agregando indefinidamente y de cualquier modo nuevos asuntos de naturaleza constitucional.
La aptitud de formular por escrito normas constitucionales se funda en la posibilidad de racionalizar las estructuras del poder bajo formas jurídicas que expresen la organización estatal, lo que demanda un orden sistemático y unitario. Esta racionalización formal consiste en la formulación de normas jurídicas abstractas a través de un proceso de abstracción tanto de aquellas relaciones de la realidad socio-política que se consideran relevantes para la organización política fundamental del Estado como de aquellas que se quieren para el futuro. La racionalización jurídica de la estructura del poder que una Constitución escrita implica procede del pensamiento jurídico impulsado por el movimiento racionalista del siglo XVIII14. "Hay que considerar, en parte, a la Revoluciones burguesas, con sus nuevos documentos constitucionales, --nos enseña HELLER-- como una continuación de la empresa heroica de ordenación consciente de la realidad social, según un plan unitario, que el absolutismo continental había iniciado"15.
El propósito fundamental que persigue la formulación escrita de las normas constitucionales es servir de garantía a la Constitución. La escritura en cuanto permite expresar contenido con mayor precisión y fijación conceptual, asegura la subsistencia de la Constitución por medio de la relativa permanencia de sus contenidos. La expresión escrita al ser materialmente estable, contribuye a la permanencia del sistema normativo constitucional. De este modo se contribuye a alcanzar la finalidad política última de dar estabilidad al sistema político establecido. La escritura cumple una función de estabilización político-jurídica. La formulación por escrito, explica MORTATI, es un medio de que se valen las fuerzas políticas para asegurar la estabilidad, porque la materia consitufcinal expresada en un texto escrito redactada de forma solemne es una garantía “pel fatto che, redensosi explicito, con la redazione formale, il contenuto della costituzione, si offre il mezzo idoneo a consentire l’accertamento, da parte dei titolare degli organi costituzionali, nonchè della pubblica opinione, delle deviazioni rispetto ad esso, e così provocare le reazione capaci di ostacolare il mutamento”16.
La escritura garantiza la expresión formal de la Constitución cualquiera sea su contenido, es decir cualquiera sea la forma del Estado17. La forma escrita coadyuva a revestir la Constitución de una cualidad especial, diferente, por encima de cualquier otra norma jurídica. "Nel principio della superioritá della legge costituzionale su quella comune --confirma CROSA-- si risolve pertanto la funzione di garanzia, propia della costituziones scritta"18.

4. IMPLICANCIAS. La Constitución escrita revela dos consecuencias que interesa resaltar:
1.) Por un lado, expresa uno o varios actos de voluntad general dirigidos a la constitución u organización del Estado, es decir, que una Constitución escrita presupone la emanación consciente por el sujeto constituyente de decisiones constituyentes dirigidas a proveer de manera unitaria, no dispersa, la organización estatal. En otros términos, la necesidad de formalizar en un texto escrito los preceptos constitucionales implica señalar un período delimitado de tiempo donde tiene lugar el acto de decisión constituyente expresado en la redacción por escrito con forma normativa. Una Constitución Escrita exige un acto material de escritura, unitario, imputable a sujetos que existencialmente pueden ser identificados claramente, aunque desde un punto de vista lógico puedan ser distinguidos como la forma se relaciona con la causa.
Esta característica es lo que va a distinguir los regímenes políticos con Constitución Escrita del régimen político inglés que se ha ido formando a lo largo del tiempo sin exigir la manifestación de un acto constituyente unitario y consciente de organización integral de Estado. Por ello se ha definido el sistema inglés como de Constitución No Escrita por carecer de un acto voluntario y unitario de organización del Estado.
La Constitución inglesa "está perpetuamente en vía de formación --enseña BORGEAUD, añadiendo que-- no se podría hablar de su respecto de establecimiento propiamente dicho o de revisión. El Parlamento,....no crea la Constitución. Puede dictar leyes que harán parte de ella. No la establece en si misma como tampoco la revisa sistemáticamente"19.
No vamos analizar el sistema de las Constituciones “no codificadas”, mal llamadas “no escritas” que además de ser la excepción (sólo en Gran Bretaña, Israel y en alguna medida en Nueva Zelanda) nos conduce a la noción de Constitución material pues sobre este concepto se funda esta categoría20.
Por último, no puede sostenerse que el sistema constitucional británico sea completamente de Constitución no escrita pues además de costumbres, usos y convenciones constitucionales contiene algunas disposiciones escritas que hacen a la conformación del Estado inglés. En efecto, entre los instrumentos escritos constitucionales se cuentan los Tratados (Tratado de Unión con Escocia de 1707, con Irlanda de 1801, Tratado de Westminster de 1931), Pactos entre el Rey y el Parlamento o grupo determinados (Carta Magna 1215,
  1   2   3

similar:

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconUniversidad de ciencias empresariales y sociales

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconTendencias cualitativas de investigación en ciencias sociales. Una...

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconManual de titulación y egreso de las licenciaturas de la facultad...

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 icon31147 " centro de estudios legales y sociales (cels) C/ provincia de buenos aires s/amparo "

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconU n I v e r s I d a d a L a s p e r u a n a s facultad de Ciencias Empresariales

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 icon3. Ciencias Sociales y Humanidades

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconPlan de estudios de ciencias sociales

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 icon2º de Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconProgramación de aula ciencias Sociales eso 2

Fuente: “Sentido y valor de una constitución escrita” en revista juridica nº 9 (Invierno de 2005) de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (uces), Buenos Aires, 2005, pp. 164-197 iconProgramaciones de ciencias sociales por competencias






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com