De joseph nicolosi, ph. D. & Linda ames nicolosi






descargar 1.29 Mb.
títuloDe joseph nicolosi, ph. D. & Linda ames nicolosi
página4/45
fecha de publicación01.09.2016
tamaño1.29 Mb.
tipoDocumentos
f.se-todo.com > Historia > Documentos
1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   45

SE TRATA DE UN PROBLEMA DE IDENTIDAD



En la raíz de casi todos los casos de homosexualidad hay una cierta distorsión del concepto fundamental de género. Vemos esta distorsión en el caso de la activista lesbiana que quiere que se reescriba la Sagrada Escritura donde se llame a Dios “Ella”. O cuando alguien dice, con orgullo evidente: “No me enamoro de ningún género en particular porque el género no importa. Me enamoro de la persona, ya sea hombre o mujer.” O cuando un psicólogo dice que la bisexualidad es una orientación superior porque abre nuevas posibilidades creativas para la expresión sexual. O cuando un chico insiste en un instituto en que se le permita llevar un vestido y tacones a clase, y un juez ordena al instituto que apoye el engaño del chico de que es del sexo femenino.
El autoengaño sobre el género está en el núcleo de la condición homosexual. Un niño o una niña que se imagine que pueda ser del sexo opuesto –o de ambos sexos- está aferrándose a una solución de fantasía para su confusión. Esto es una rebeldía contra la realidad y una rebelión contra los límites que se encuentran en la creación de nuestra naturaleza humana.
Pero es hora de volver a Stevie.

LA IDENTIDAD DE GÉNERO SE ESTABLECE DENTRO DEL CONTEXTO DE UNA FAMILIA
Tratar el problema de la pre-homosexualidad es un proceso que debe implicar a todos los miembros de la familia. Continuando con nuestra conversación telefónica, le pedí a la señora Johnson que me hablase un poco del padre de Stevie. El padre juega un papel fundamental en el desarrollo normal del chico como varón.11 La verdad es que el padre es más importante para el desarrollo de la identidad de género que la madre.
La madre de Stevie dijo: “Mi marido, Bill, está también aquí. ¿Quiere hablar con él?” Le pidió a su marido que cogiese el teléfono y que resumiese rápidamente para él lo que yo le acababa de decir. “Bill, este psicólogo dice que Stevie puede llegar a ser gay.”
“Entonces, ¿qué podemos hacer nosotros?” preguntó el padre con su voz ronca. Parecía un hombre de acción. Luego respondió inmediatamente a su propia pregunta. “Iremos a su consulta.”
Le dije que era una buena idea. Seguí diciéndole que, con alguna guía profesional, ellos dos podrían aprender a hacer cosas importantes y cambiar algunos modelos familiares para ayudar a Stevie. Pero primero tenían que comprender lo que estaba sucediendo.


CRECER SEGURO EN EL PROPIO GÉNERO



Al día siguiente, no me fue difícil ver una dinámica familiar típica en el trabajo cuando Bill, Margaret y Stevie Johnson entraron en mi consulta del Ventura Boulevard. Stevie, de cinco años de edad, era un niño guapo, con piel de porcelana blanca.12 Tenía unos ojos notablemente grandes con pestañas largas y negras. Margaret era encantadora y organizada. Bill, un ejecutivo de la banca con éxito, tenía poco que decir. Para mí, este era un modelo de familia. 13
Hablé con ellos como familia durante pocos minutos y luego llevé a Bill y a Margaret aparte. Les expliqué algunas ideas básicas de lo que necesita un chico para crecer hacia la heterosexualidad. “Las madres hacen a los niños,” les dije. “Los padres hacen a los hombres.”
Les dije de qué forma esto tiene lugar. En la infancia, tanto los chicos como las chicas se encuentran unidos emocionalmente a la madre. En el lenguaje psicodinámico, la madre es el primer objeto de amor. Ella satisface todas las necesidades primarias de su hijo.14 Las chicas pueden seguir desarrollando su identificación femenina por medio de la relación con sus madres. Por otra parte, el chico tiene una tarea de desarrollo adicional: des-identificarse de su madre e identificarse con su padre.
Mientras aprende el lenguaje (“él” y “ella”, “de él” y “de ella”), el niño descubre que el mundo se divide en opuestos naturales de chicos y chicas, hombres y mujeres. En este punto, un niño pequeño no sólo comienza a observar esta diferencia, sino que también debe decidir dónde encaja él mismo en este mundo dividido por el género. La chica tiene la tarea más fácil, les explicaba a los padres de Stevie. Su vínculo primario ya es con la madre, por lo que no necesita pasar por la tarea de desarrollo adicional de des-identificarse de la persona más cercana del mundo –mamá- para identificarse con el padre. Pero el chico es diferente: debe separarse de la madre y crecer en su diferencia con respecto a su objeto de amor primario si va a ser alguna vez un hombre heterosexual. Esto puede explicar la razón por la que hay menos mujeres homosexuales que hombres homosexuales. Algunos estudios afirman una proporción de 2 a 1. Otros dicen que de 5 a 1 o incluso que de 11 a 1. Realmente no lo sabemos con seguridad, excepto que está claro que hay más hombres homosexuales que lesbianas.

“El primer imperativo en lo relativo a ser un hombre,” según el psicoanalista Robert Stoller, “es no seas una mujer.” 15


1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   45

similar:

De joseph nicolosi, ph. D. & Linda ames nicolosi iconBelle de Jour Título original: Belle de Jour Joseph Kessel, 1928...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com