Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que






descargar 4.55 Mb.
títuloConocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que
página1/48
fecha de publicación27.10.2015
tamaño4.55 Mb.
tipoDocumentos
f.se-todo.com > Historia > Documentos
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   48
ELOGIO A LA AUTORA

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que aprender para utilizar nuestro poder de forma inteligente, responsable y con cariño.Cuando Caroline empezó a elaborar el concepto «Contrato Sagrado» en nuestros talleres y con el objetivo de escribir este libro, veía la energía en forma de arquetipos. Cada vez tenía más claro que los arquetipos son las fuerzas que nos enseñan a utilizar nuestro poder.

En el mundo moderno, el descubrimiento de los arquetipos suele atribuirse a Cari Jung, aunque el primero en exponer esta idea fue Platón .Jung fue el primero en desarrollar el concepto del inconsciente colectivo: la suma omnipresente de todas las experiencias que la especie humana ha acumulado a lo largo de su historia. Estas vivencias aparecen en todas las épocas y latitudes del planeta, aunque también se manifiestan en los sueños, fantasías, visiones e ideas del individuo."' Además de presentar esos conceptos básicos, Jung describió un número limitado de arquetipos. Los únicos que elaboró de forma detallada frieron: la Sombra; el Anciano Sabio; el Niño y el Héroe infantil; la Madre (la Madre Primordial y la Madre Tierra); el Alma doncella (arquetipo femenino), y el Espíritu (arquetipo masculino). Cada uno de ellos, según Jung, tiene una multitud de variaciones^ evolucionan constantemente. Son cambiantes y no se pueden clasificar con rigidez. En opinión del estudioso, los arquetipos son los cimientos de nuestra personalidad, impulsos, sentimientos, creencias, motivación y acciones.

Jung subrayó que su teoría era una «introducción» a la comprensión de los arquetipos y otros teóricos tomarían el testigo de su trabajo. En realidad, un gran número de escritores, psicólogos y filósofos han realizado perspicaces, valiosas y profundas descripciones de numerosos arquetipos. Y, hasta la fecha, no se ha formulado un análisis unificado y profundo sobre psicología arquetípica. La labor de Caroline Myss en El Contrato Sagrado sitúa nuestra comprensión de los arquetipos y su uso en un nuevo y destacado nivel. La autora ha logrado situar la totalidad del campo de la psicología y los arquetipos en el siglo xxi.

Hace 8 años, tuve el inigualable privilegio de trabajar con Caroline durante 3 días en la elaboración de mis cartas arquetípicas,un proceso cuyo mecanismo podrá aprender el lector en este libro.Invertimos los 3 días enteros en el análisis de mis 12 arquetipos básicos, en sus movimientos y actuaciones en las 3 etapas de mi vida. Esos días supusieron un momento de transformación para mí. Al finalizar el proceso, sentí como si me hubieran reconstruido célula a célula y con mucho cariño. Mi estado psicológico y fisiológico no ha vuelto a ser el mismo desde entonces. Durante los 6 meses posteriores a esa vivencia de 3 días, viví la llamada experiencia kundalini, durante la cual tuve los sueños más vividos e intensos que recuerde. Desde entonces, han sucedido momentos continuos de integración de esa primera vivencia en mi vida.

Poco después, cuando presentamos este sistema en nuestra primera clase, afirmé, en mi opinión, los Contratos Sagrados se convertirían en una poderosa herramienta diagnóstica y terapéutica. Mi fe y mi creencia en este sistema se han consolidado gracias al trabajo llevado a cabo con cientos de estudiantes. Al Leer El Contrato Sagrado,el lector analizará sus relaciones arquetípicas con su profesiòn,su economïa, el uso del poder en general, la justicia humana en contraposición a La divina, las relaciones personales, la muerte y el hecho de sentarse como una victima. Asimismo, podrá identificarse con el significado de las energías arquetípicas, ya que éstas influyen en las 12 categorías que reflejan todos los aspectos de la vida humana.Los descubrimientos arquetípicos orientan nuestra evolución espiritual a medida que aprendemos a realizar nuestro potencial divino. En última instancia, un arquetipo es una mera expresión individual de un modelo de conducta energética universal, que es nuestra conexión con lo Divino. El poder del sistema de los Contratos Sagrados de Caroline está en estos momentos a disposición del lector. Espero que la exploración del verdadero yo con la ayuda de esta inigualable herramienta espiritual le resulte al lector tan entretenida y enriquecedora como a mí. ¡Gracias, Caroline!

C. Norman Shealy, doctor en medicina,

profesor de medicina energética del Seminario de Doctorado de la Universidad

Holos; presidente fundador de la Asociación Estadounidense de Medicina

Holística; presidente de los Holod Institutes of Health, Inc.

Este libro está dedicado a mi padre y a mi hermano Joseph,

mi familia en el Cielo.

AGRADECIMIENTOS

Jamás podría haber escrito este libro sin la constante ayuda de Peter Occhiogrosso: excelente escritor y estudioso de las religiones del mundo. Peter me ofreció su apoyo como escritor y prolífico documentalista en el proceso de elaboración del presente texto.La labor de consolidación del trabajo de investigación que había realizado 15 años durante la creación de una herramienta arquetípica para el crecimiento personal se convirtió en una empresa que exigía una «mente gemela»,y Peter fue esa persona para mí. Su constante consejo profesional y apoyo emocional como querido amigo se convirtieron en una fuente de inspiración espiritual de la que me volví dependiente a lo largo de cada uno de los meses del periplo creador de este libro. Jamás podré agradecérselo como se merece.

Leslie Meredith, mi brillante correctora y querida amiga, trató este texto con su genial, perspicaz y omnipresente pluma. No he conocido a otra persona más dotada para tratar la expresión de la óptica de otra persona como Les, y no hay don más generoso. Es maestra del «verdadero amor» por la corrección, y yo he llegado a confiar en cada una de las directrices de su profesionalidad para la creación y finalización de todos mis libros, en éste más que en ningún otro. Una vez más, digo que, sin ella, este libro no podría haber sido escrito. Les es uno de los Contratos Sagrados más preciados que el Cielo me ha procurado.

Siento una enorme gratitud con Ned Leavitt, mi agente literario, que ha sido uno de los guardianes de mi obra desde que empezamos nuestra re-lación profesional hace años.También agradezco a Linda Loewenthal, mi editora, y a Chip Gibson su continua fe en este proyecto. A Clarissa Pinko-la Estés, mi querida «madrina», debo expresarle mi amor y agradecimiento por siempre disponible para responder a mis llamadas con su ilimitado, calido y cariñoso corazón, y por obsequiarme con sus joyas de sabiduría y

consejo. Mi cariño y aprecio a Donald Meshirer no puede medirse. Su amor y devoción me ayudaron a superar todos los momentos difíciles de este proyecto.

El dortor C. Norman Shealy ha sido mi colega profesional y querido amigo durante 17 años. Gracias a él he perfeccionado mis técnicas de intuición médica, y en los pasados 9 años ha trabajado conmigo en las aulas, en la enseñanza de este material a los estudiantes. No tengo palabras para describir lo mucho que Norman me ha ayudado en mi trabajo. Su compromiso a la hora de hacer realidad la idea de El Contrato Sagrado fue, para mí, como tener una segunda columna vertebral. Su genio natural para generar ideas originales y su perspicacia contribuyeron a la creación de este libro. La energía que demostró durante las largas horas en las aulas y su dedicación como excelente maestro han inspirado a miles de estudiantes para investigar en profundidad sus Contratos Sagrados. Jamás tendré un compañero creativo como Norm. No cabe duda de que mi contrato con él es más largo que esta vida.

Hay muchas otras personas a las que desearía expresar mi agradecimiento. Mi querida amiga, Mary Neville, me ha ayudado a construir cada una de las fases de mi vida profesional. Su cariñoso apoyo como amiga y guía espiritual son una constante inspiración para mí. Tengo con ella una deuda de gratitud que no puede expresarse con palabras.A Judy Haskett,mi ayudante, le dedico mi más sincero cariño y gratitud por hacerse cargo de todo. A David Smith, mi socio e inteligente amigo, le agradezco infinitamente su contribución con su genio creativo.Y a mi prima, Colleen Daley, que ha realizado un maravilloso trabajo artístico con las ilustraciones de este libro, debo decirle: gracias.

La lista de amigos que han colaborado a lo largo del camino es larguísima. Debo expresar mi más sin-cero agradecimiento a Jim Curtan por haber sido mi asesor a la hora de localizar los diversos arquetipos cinematográficos. Su experiencia profesional en el mundo de la filmografía resultó inapreciable.

Agradezco la colaboración de Lynn Bell y Chandra Samínons por ayudarme a recopilar información sobre cuentos infantiles y mitos. También deseo dar las gracias a Ron Roth y a Paul Funfsinn por su cortesía al contribuir en mi obra y en mi vida. A Michael Gluck quiero expresarle mi cariño por su cálido compañerismo y constante demostración de amor y optimismo. Le estoy enormemente agradecida.

Y a mi querido amigo Peter Shaw le dedico mi amor y gratitud por sus años de generoso respaldo a mi obra y a nuestra amistad.

Pero, sobre todo, deseo dar gracias a mi familia -ante todo a mi madre, mi hermano Ed, mi cuñada, Amy, mis sobrinas, Rachel y Sarah, y a mi sobrino, Eddie- cuya devoción y amor me han acompañado día a día. Son la bendición especial que el Cielo me ha otorgado.

Por último, desearía expresar mi agradecimiento a las personas que han contribuido con sus historias personales a la creación de las páginas de este libro, sobre todo a Mickey el Mago. Sus viajes han sido la fuente de inspiración de esta obra. Sin la ayuda de estas personas que han compartido con tanta generosidad sus penas y glorias, este libro jamás se habría escrito.

Y desde un precipicio se proclama

la reunión para que nazcan las almas,

el llamado juicio de la existencia,

el oscurecimiento de la Tierra. [...]

Y las más ociosas se dan la vuelta

para observar de nuevo el sacrificio

de las que por alguna buena causa

abandonarán de buen grado el Paraíso.

Y sólo es elegido quien lo desea,

habiendo escuchado la vida que le espera

allí en la tierra, lo bueno y lo malo,

sin ninguna sombra de duda. [•••]

Tampoco falta entre la multitud

un espíritu dispuesto a enfrentarse,

heroico por su indefensión,

a la enormidad de la Tierra.

Pero al final siempre habla Dios:

«Un pensamiento en la agonía de la lucha

podría tener el más valiente por amigo,

el recuerdo de que escogió la vida;

pero el destino puro al que te abocas

no admite el recuerdo de la elección,

o de otro modo no sería terrenal la congoja

a la que das tu consentimiento.»

Y así, la decisión debe volver a tomarse,

aunque la decisión final sea la misma;

y el sobrecogimiento eclipsa al asombro,

y por toda aclamación se hace el silencio.

Y Dios ha tomado una flor de oro

y la ha roto, y de ella ha extraído

el lazo místico para ligar y unir

el espíritu y la materia hasta que llegue la muerte.

Y es la esencia de la vida,

pese a nuestras muchas decisiones, carecer

del claro recuerdo duradero,

de que la existencia nos depara

sólo lo que de algún modo escogimos;

y así nos vemos despojados de orgullo

en este sufrimiento con un único final,

y lo soportamos abatidos y desconcertados.

ROBERT FROST

Fragmento de «El juicio de la existencia»

INTRODUCCIÓN
La sabiduría más ancestral nos dice que podemos unirnos con lo divino mientras estemos en este cuerpo; el hombre ha nacido para ello. Si el hombre incumple su destino, la naturaleza no se apura; algún día lo atrapará y lo obligará a satisfacer su secreto propósito.

SARVEPALLI RADHAKRISHNAN (Presidente de la India, í 962-1961)

Todos queremos saber por qué estamos aquí. ¿Cuál es nuestra misión en la vida? Las personas que lo saben son fáciles de identificar: sus vidas están llenas de sentido. Su percepción del propósito existencial les da fuerzas para superar los malos momentos y para disfrutar de los buenos. Sin embargo, muchas personas se sienten confusas -o totalmente perdidas- en lo referente al sentido de la vida.

A lo largo de mis años como intuitiva médica -alguien que puede «leer» la condición fisiológica interna de una persona de forma intuitiva, y no por el examen físico o el diagnóstico médico- me han hecho con frecuencia esta pregunta: «¿Por qué estoy enfermo y cómo me puedo curar?» Y, más a menudo, y con mayor insistencia, me han preguntado: «¿Por qué estoy aquí? ¿Cuál es mi verdadero objetivo? ¿Qué debería hacer con mi vida?» En cierto sentido, esta falta de orientación y de comprensión de la propia existencia es un problema de salud en sí, porque puede generar toda clase de estrés emocional, incluso depresión, ansiedad y fatiga.Y cuando estos tipos de estrés o sentimientos negativos se consolidan, pueden contribuir al desarrollo de una enfermedad. Tu mente no es la única que quiere saber cuál es tu misión; este conocimiento es de una importancia vital para tu cuerpo y tu espíritu.

Una vida confusa o desorientada tiene otras consecuencias.La falta de conocimiento de tu misión pue-de convertirse en una fuerza destructiva para tus relaciones. Tal como decía con frecuencia el fallecido teólogo, místico y prof. de la U. de Harvard Howard Thurman, hay dos preguntas que debemos hacernos: «La primera es "¿Adonde voy?" y la segunda es "¿Quién irá conmigo?" Si te haces estas preguntas en orden equivocado, estás perdido.»"''

Si no entendemos nuestra existencia, si no tenemos objetivos, podemos perjudicar a quienes nos rodean y a nosotros mismos. Si no sabemos cómo identificar «lo realmente importante» cuando algo va mal, no podremos reaccionar de forma adecuada ante los acontecimientos o las personas presentes en nuestra vida. Un hombre llamado Philip me contó una vez que podría haber seguido felizmente casado de haber tenido más claro cuál era su objetivo y a qué lugar pertenecía. Se había sentido frustrado durante años, y su infelicidad crónica le suponía tanto esfuerzo a su mujer que al final ella lo dejó. Sin embargo, incluso tras el divorcio, Philip fue incapaz de hacer los cambios que necesitaba en su vida personal y profesional. «El problema del cambio -me dijo Philip- es que uno sólo no es suficiente. Una vez que empieza el proceso, no se puede parar.»

Sin duda tenía razón, y aun así, tal como afirmó en una ocasión el famoso psicólogo junguiano James Llillman: «Debes abandonar la vida que tienes para conseguir la vida que te espera.» Si Philip hubiera visto hacia adonde se dirigía, habría podido actuar de forma más apropiada. No se habría sentido tan con-fuso y, su mujer y él, se habrían encontrado mejor. Pero no supo encontrar una forma de seguir adelante.

Después de intentar ayudar a las personas a encontrar y utilizar su brújula interna durante más de 17 años, he llegado a pensar que esa falta de orientación espiritual y emocional se ha convertido en una epidemia. Además de ser un problema personal para mucha gente, es una preocupación global. Por eso, desde un punto de vista cósmicamente práctico, me pregunto: ¿qué bien le hace al universo contar con un planeta lleno de almas que no tienen ni la menor idea de lo que están haciendo en este mundo?

Cuando mis pacientes me preguntaban qué hacer para «arreglar» o sanar su vida -cómo encontrar la dirección adecuada-, solía aconsejarles que rezaran para encontrar el camino. Pero, pese a lo valiosa que pueda ser una oración, me preguntaba si no existiría otra forma o proceso por el cual lograrían exclarecer su vida y encontrar su propósito. Nadie puede preveerlo todo, pero si tuviéramos acceso al significado simbólico de nuestras experiencias, estariamos mejor preparados para enfrentarnos y adaptarnos a los cambios inevitables. En lugar de luchar contra el cambio -y provocar una herida en el tejido emocional-podríamos ver los acontecimientos desde una perspectiva diferente, aceptar los cambios y seguir adelante con nuestra vida.

Teniendo en cuenta la importancia personal y global de saber cuál es nuestra misión, ¿por qué resulta tan difícil encontrar la respuesta a esta cuestión? ¿Cuál es la mejor forma de averiguarlo? ¿Por qué unas personas encuentran su misión con facilidad y otras tienen que luchar por dar con la solución? ¿Qué podemos hacer para encontrarla?

Por nuestro bien, debemos aprender cómo responder a la pregunta de cuál es nuestra misión, porque la forma en que vivimos la vida genera salud o enfermedad, tal como descubrì tras realizar más de 8 mil lec-turas como intuitiva médica a lo largo de 17 años: «Nuestra biografía se convierte en nuestra biología», frase que escribí en mi libro Anatomía del espíritu. En otras palabras, los pequeños problemas y los gran-des traumas que experimentamos se instalan en nosotros, viven en nuestro cuerpo y afectan o bloquean el flujo de energía. Por ello, resulta razonable que, cuanto más nos alejemos de nuestra misión en la vida, mayor será nuestra frustración y menor la sintonía de nuestra energía.

Al conocer tu misión, podrás vivir aprovechando al máximo tu energía. Cuando sacas partido de tu energía, expresas de la forma más óptima tu poder personal; es lo que yo llamo «vivir de acuerdo con tu Contrato Sagrado».

En mis lecturas intuitivas he tenido la oportunidad de ayudar a las personas a vivir de forma más cons-ciente en sintonía con su energía, por la identificación de traumas y otros acontecimientos de su vida que han persistido en su campo energético.Al conseguir que recuerden esas experiencias de forma consciente, suelen descubrir que habían perdido su energía o poder por la excesiva importancia que le habían dado a esas heridas o vivencias. Una vez que identifican esas «filtraciones de energía», pueden empezar a recuperar su espíritu. Aunque esta forma de recordar resulta útil, la mayoría de personas son capaces de rememorar experiencias importantes sin mi ayuda. Sin embargo, estoy convencida de que gracias a mis lecturas he ayudado a las personas a identificar e interpretar las pautas subyacentes de los pensamientos y creencias que caracterizan sus recuerdos. En esas pautas se encuentran las interpretaciones y los significa-dos que cada uno asigna a sus experiencias, lisas interpretaciones se convierten en recuerdos «celulares» y contienen la carga emocional y energética que influye en tu biografía y, por lauto, en tu biología.

Por ejemplo, si en el colegio eras excelente en matemáticas, recordar ese éxito puede tener un efecto positivo e inspirador en tu cuerpo y mente. Pero, si ese éxito generaba resentimientos o te distanciaba de compañeros o hermanos celosos,el recuerdo será una carga emocional negativa. Esa carga negativa puede manifestarse en todos los episodios de éxito de tu vida, y empezarás a asociar la culpa con los logros. No obstante,es posible que tu experiencia en estas complejidades emocionales te haya preparado para enfren-tarte a desafíos futuros. En lugar de sentirte molesto con esos amigos o hermanos celosos, podrías sentirte agradecido con ellos por haberte preparado para la vida. Al interpretar tu energía, al ser consciente de las lentes a través de las cuales ves el mundo, puedes cambiar de mentalidad y transformar tu vida.

Cuando identifiques la carga emocional de tu biografía, empezarás a ver cómo los fragmentos de tu historia se han combinado de forma que han afectado a tu pasado, tu presente y a tu estado de salud. Esta perspectiva es lo que yo llamo «visión simbólica». La visión de tu vida como un dibujo de trazos gruesos y fragmentos coloridos te permite replantearte la concepción del futuro y trazar las delgadas líneas expre-sivas de forma más consciente. La visión simbólica te permite recuperar tu energía o tu espíritu y curarte emocional y espiritualmente, a veces, incluso, físicamente. La visión simbólica es un método esencial que te permitirá utilizar tu energía para entender con claridad tu Contrato Sagrado.

Al realizar una lectura simbólica,veo cómo la energía del paciente -en todos sus papeles individuales- fluye hacia el exterior y alrededor de él. Al mismo tiempo, veo al paciente como la suma unificada de todas sus partes y como una célula conectada con una matriz energética de mayores dimensiones. Durante mis lecturas, los pacientes se convierten en hologramas humanos. Su modelo de distribución de energía se refleja en las células individuales, al igual que nuestras almas vibran en una especie de alma global que contiene toda la vida del planeta. Nuestras palabras, pensamientos,acciones y visiones influyen en nuestra salud y afectan a la salud de quienes nos rodean. Como partes vitales de un espíritu universal superior, hemos sido puestos en la Tierra para cumplir nuestro Contrato Sagrado, que favorece nuestra madurez espiritual y que contribuye a la evolución de la totalidad del alma global.

Sin embargo, nuestra misión o contrato vital no puede definirse ni medirse sòlo por la forma en que vivimos.Tu objetivo en la vida no es sólo tu profesión, ni tu afición preferida, ni tu relación amorosa. Un contrato es tu relación con tu poder personal y espiritual. Es la forma que trabajas con tu energía y cómo la transmites.También es la intensidad con la que deseas ponerte en manos de la guía divina. Aunque un contrato no son los detalles físicos de tu existencia, puedes servirte de ellos para averiguar cuál es tu contrato.Tu vida está compuesta por diversas facetas que reflejan tu energía física y tu energía interior. Si intentas contemplar ese reflejo en conjunto, puedes discernir y definir tu misión. Al igual que cada uno de los fragmentos de un holograma contiene la totalidad de la imagen, tu misión se refleja, aunque tal vez lo haga desde un ángulo diferente, en cada uno de esos numerosos rayos energéticos individuales.

Aun así,aprender a ver la imagen total que componen esos fragmentos, aprender a unirlos para obtener como resultado la suma de tu misión, requiere mucha práctica. El descubrimiento de tu contrato te dará sorpresas; tus cimientos se estremecerán y averiguarás cosas que te conmocionarán. No obstante, en el proceso aprenderás a ver de forma simbólica, a utilizar tu poder personal y a cumplir tu Contrato Sagrado.

En mis libros anteriores, Anatomía del espíritu y La medicina de la energía, he explicado unas formas en las que actúa la energía,cómo se distribuye en nuestros 7 centros emocionales, chakras y cómo puedes aprender a interpretar tu energía y a agudizar tu intuición para saber dónde se originan tus trastornos espi-rituales y físicos o enfermedades.He hablado de cómo y por qué la energía queda bloqueada o distorsiona-da y de qué forma se rompe ese bloqueo -que suele estar relacionado con algún asunto pendiente pasado- para que la persona en cuestión se cure. Por lo general, la curación emocional y espiritual se basaba en el aprendizaje de las lecciones del centro emocional implicado en la enfermedad. En unas ocasiones, la lección era la enfermedad en sí, y aprender a trabajar con esa forma de energía suponía el descubrimiento de los cambios mentales y sentimentales que debían producirse.

Tras miles de lecturas diagnósticas, llegué a la conclusión de que un principio superior incluso a la interacción de los chakras distribuye nuestra energía interior, y al hacerlo,da forma a nuestras vidas. Descubrì formas universales de inteligencia cósmica relacionadas de forma directa con la organización de nuestro día a día.En realidad,en cada lectura que realicé a partir de 1989,lo que sólo podría calificar como modelo arquetípico se revelaba a través de los detalles y fragmentos de la existencia de cada paciente y adoptaba una forma definida. Esto me ofrecía una visión clara de la psique de esa persona y de por qué su vida era como era. Estos modelos, suelen tener un origen antiguo, pueblan nuestra mente y nuestra vida de formas que nos afectan de modo notable. No obstante, no solemos ser conscientes de su existencia. Esos modelos de inteligencia son arquetipos, formas vivientes y dinámicas de energía presentes en los pensamientos y sentimientos de muchas personas de diversos países y culturas.

Por ejemplo, hace diez años, durante una lectura, estuve a punto de pasar por alto una «descarga» energética que percibí mientras analizaba la información emocional de una mujer llamada Laura. Aunque en ese momento no le di mucha importancia, vi unos ojos que reflejaban una mirada severa e hipercrítica. Le hablé de la imagen a Laura, y ella dijo que su marido siempre la miraba así, de forma crítica, como si fuera su amo y ella su sirvienta. En realidad, Laura también tenía siempre una mirada concreta, la mirada de alguien que suplica sin palabras merecer la aprobación de su marido. Así pues, para Laura, las miradas condescendientes de su esposo eran el símbolo de la energía de su doloroso matrimonio.

Después de hablar con ella,Laura decidió participar en varios grupos de ayuda y, al final, entendió que no podía estar a la espera de obtener el permiso de su marido para autorrealizarse o convertirse en quien deseaba.Se dio cuenta de que estaba permitiendo que su esposo la hiciera sentir incompetente e indefensa, y que sus miradas condescendientes simbolizaban su actitud hacia ella; ella no era su igual. También per-cibió que él tenía tanto miedo de que lo abandonara que necesitaba hacerla sentir indefensa, o «desnuda» metafóricamente.Pasado un tiempo,ambos se pusieron en manos de un consejero matrimonial y realizaron una serie de cambios que mantuvo vivo su matrimonio al tiempo que les permitió evolucionar juntos.

El verse atrapada en el modelo energético de Sirvienta y Amo ayudó a Laura a romper con esa pauta y convertirse en dueña de sí misma. Al trabajar con este arquetipo, aprendió a actuar con mayor eficacia. Laura llegó a personificar el aspecto positivo de la Sirvienta;su actitud sirvió para hacer un bien mejor, ayudó a su marido a ver más allá de sus temores y transformó su matrimonio para lograr que mejorara.

Aprender a interpretar los modelos arquetípicos que influyen en tu energía es el complemento natural para trabajar con la energía de los Chakras. Al igual que las energías de tus chakras interactúan para componer un mapa de información física y energética, el cuerpo colectivo de tus arquetipos genera una imagen de las fuerzas dominantes de tu psique y tu alma. Esta interrelación de fuerzas explica por qué pude pasar de forma tan natural de la interpretación de la energía de los chakras a la interpretación de la energía de los arquetipos. El cuerpo energético que te rodea -que está formado por los chakras- contiene todos los datos de tu biología y de tu biografía, por ello resulta lógico que esa energía se manifieste en modelos de arquetipos que influyen en tu vida.

Por tanto, para trabajar con esas grandes energías, con esos modelos arquetípicos, debes apartarte de tu vida y mirar de lejos los detallados trazos de tu autorretrato energético para poder ver la imagen en su totalidad. Trabajar con tus arquetipos supone contemplar la vida a través de símbolos desde una vista panorámica. Gracias a esa perspectiva privilegiada, tendrás en cuenta todas las partes de tu existencia. No te centrarás sólo en los acontecimientos más importantes ni en las heridas más significativas.

En los años 90 del s. xx empecé a impartir seminarios sobre esas energías arquetípicas. A medida que mis alumnos aprendían a identificar sus modelos arquetípicos y a relacionar las características de cada arquetipo con comportamientos y relaciones cruciales, a menudo obtenían soluciones inmediatas para averiguar cuál era su misión en la vida. La energía del arquetipo y su manifestación en nuestra psique y en nuestra vida es tan penetrante e íntima que ni un soló aspecto de nuestra existencia se manifiesta sin contar con la participación de un modelo arquetípico. 12 de estos arquetipos son nuestros compañeros constantes. Cada uno de ellos tiene una historia que contarte, y a través de ella te confieren el poder del mundo de los mitos y leyendas en el que ésta se ha elaborado con el tiempo y la energía de los modelos de creencia y comportamiento a partir de los cuales fue creada.

Los arquetipos son los arquitectos de nuestra vida. Son los compañeros energéticos que nos ayudan a comprender nuestra existencia, al igual que hizo Laura. Estos modelos psicológicos y emocionales -cómo vivimos y a quién amamos- pueden aportarnos un profundo conocimiento de nuestro objetivo vital. Su energía tiene la capacidad de ponernos en contacto con nuestro Contrato Sagrado, con nuestra misión más importante sobre la faz de la Tierra.Tal como descubrí durante la lectura realizada a Laura, ninguna rela-ción es insignificante. Cada una de las experiencias que vivimos tiene un propósito y un significado. Cada acontecimiento, cada persona presente en nuestra vida representa una parte energética de nuestra psique y nuestra alma. La labor espiritual de cada uno consiste en reconocer e integrar todos esos elementos en la conciencia para que el modelo general de nuestra misión pueda irradiar su luz en todo su esplendor.

Este descubrimiento se convirtió en la semilla creativa de este libro. En £/ Contrato Sagrado describo un proceso que te ayudará a descubrir y asimilar los fragmentos de tu psique. Este libro es una guía para que te sometas a una intensa autoevaluación con el fin de encontrar tus compañeros arquetípicos individuales y trabajar con ellos para descubrir tu misión en la vida y tu Contrato Sagrado.

Este libro te abrirá las puertas a un misterioso aprendizaje, el estudio del concepto espacial y temporal que experimentamos por nuestras relaciones, que en realidad son nuestros contratos con los demás. El lenguaje de este misterioso aprendizaje es la alquimia espiritual. Gracias a él aprenderás a transformar las relaciones de gran carga física y emocional en oro espiritual.Este proceso incluye oración y contempla-ción, y requiere además,la evaluación de todos los fragmentos de tus experiencias y relaciones vitales.Vas a iniciar el estudio de la química energética de tus arquetipos, de la forma en que se expresan y se afirman en tu vida y a través de ella. Mediante el descubrimiento de tus compañeros arquetípicos individuales y el trabajo con ellos -que son tus conexiones con las fuerzas cósmicas que rigen tu existencia-, influirás conscientemente en el curso de tu vida.

Estás por emprender un viaje hacia la dimensión arquetípica de la vida, una dimensión consciente que nos contiene a todos de forma colectiva y, al mismo tiempo, en cierto modo, de forma individual. Porque, aunque la forma en que expresas tus arquetipos es única, esas energías se corresponden con los arquetipos de las personas presentes en tu vida. Existe una interacción entre ellos. Por ejemplo, todos tenemos el arquetipo del Niño; y, por ello, tu niño interior te pone en contacto con el niño interior de los demás. Además, aprender a interpretar tus arquetipos te permite interpretar los arquetipos de las personas que te rodean y mejora tu capacidad para comprender y amar a tus seres queridos, familiares, amigos, colegas, incluso a los desconocidos.

Carl Jung creía que los arquetipos existen en un inconsciente colectivo a través del cual se relacionan las almas. El inconsciente colectivo contiene la energía de todos los que han participado de un arquetipo a lo largo de la historia, a través de las narraciones, los mitos, las leyendas y los prototipos. Sus anécdotas e historias, presentadas en el Apéndice del final del libro, te permitirán descubrir qué energías arquetípicas tienen mayor influencia en ti. El conocimiento de los arquetipos te ayudará a entender por qué han sido necesarias determinadas relaciones en tu vida y por qué has tenido que realizar tareas específicas que te han sorprendido y deleitado o que te han parecido agotadoras y destructivas. Al trabajar con arquetipos, aprendes que todo tiene su porqué, al margen de lo doloroso o placentero que pueda resultar.

Cuando ya sepas cuáles son tus arquetipos y hayas trabajado con ellos durante un tiempo, la serie de revelaciones que te aportarán te desvelará un descubrimiento más importante: tu misión emergerá en su forma más pura. «He nacido para servir a los pobres de Dios», declaró la Madre Teresa. Sin embargo, antes de poder afirmarlo tuvo que enfrentarse a enormes dificultades y aguantar dolorosas críticas que fueron necesarias para reafirmar su decisión, mejorar su facilidad para la socialización y sus contactos, y confirmar su crecimiento espiritual. Las personas que se enfrentaron a ella en su juventud, que pusieron a prueba su valor y querían impedir su evolución, fueron en realidad quienes contribuyeron más a que consiguiera perfeccionar su objetivo. Por ejemplo, las dos primeras órdenes religiosas en las que ingresó la Madre Teresa la hicieron infeliz, porque ninguna de ellas había sido creada para realizar la labor caritativa a la que ella aspiraba. Al final fundó su propia y nueva comunidad al servicio de los pobres, y de su Contrato Sagrado.

Este libro es fruto del deseo de compartir mis descubrimientos sobre el objetivo de la vida individual y colectiva después de más de 2 décadas de trabajo con las energías del espíritu humano. En esta obra encontrarás un nuevo lenguaje de interpretación espiritual que te ayudará a entender mejor tu forma de ser y tu misión en la vida. Primero, aprenderás algo sobre los «nombres» de tu psique: tus compañeros arquetípicos.También comprenderás cómo su energía trabaja al servicio de tu vida -los «verbos» de la energía arquetípica y la manifestación- y cómo sus acciones expresan tu misión en oraciones breves y largas. Por último, aprenderás a construir visiones verbales cada vez más amplias de tu vida hasta que, a partir de ellas, surja un todo, una nueva visión de tu potencial, tu objetivo en la vida y tu más elevado Contrato Sagrado.

El Contrato Sagrado es un libro interactivo. Deberás reaccionar a sus historias y enseñanzas de una forma que te ayudará a entender la naturaleza y el objetivo de tus contratos y el papel que desempeñan tus arquetipos personales. Por eso, te pido que leas el libro con un diario o una libreta en la que anotarás tus observaciones y las asociaciones que se te ocurran en cada capítulo.Te pediré que recuerdes intuiciones y otras corazonadas que hayas tenido con personas que estabas destinado a conocer y con cosas que debías hacer. Y, a partir del capítulo 5, necesitarás tener una lista de tus respuestas a una serie de preguntas, y tus anotaciones sobre los descubrimientos e impresiones que te asalten cuando empieces a explorar tus modelos arquetípicos. Si es posible, destina una libreta exclusivamente a la información que recopiles y a los descubrimientos que hagas al trabajar con este libro, y utilízala mientras sigas trabajando con tus arquetipos y tu Contrato Sagrado.

Al desarrollar la visión simbólica y el lenguaje arquetípico, serás capaz de ver tu vida con un grado de claridad espiritual que puede curar las heridas emocionales y espirituales que has acumulado. Además, te invadirá la sensación de que tu vida es muy importante para todas las personas que se crucen en tu camino. Tendrás la certeza de que todo lo que debe ocurrirte llegará a su debido tiempo, que estarás con las personas adecuadas en el momento justo y que la guía divina residirá eternamente en tu alma. No puede ser de otra forma: nosotros somos los responsables de nuestros contratos, pero lo Divino es quien se ocupa de lo Sagrado.
  1   2   3   4   5   6   7   8   9   ...   48

similar:

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconTodo mi pasado de la Laboral apareció de pronto en mi mente al leer...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconSe cree que los juegos con volante tienen su origen en la antigua...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLa cuestión del cuidar ha ocupado, desde hace algunos años, un lugar...
«cuidarse» no significa todavía «cuidar» de los otros. En el primer caso, la referencia es el

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconParece un consejo muy evidente y sencillo, pero no lo es. Cada uno...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconDesde un punto en el que esta el director del juego y en el que deben...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLos ejercicios los debe resolver en hojas cuadricula tamaño carta...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLista general actualizada de nuestro fondo de libros antiguos, modernos,...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconEspero poder confiártelo todo como aún no lo he podido hacer con...
«Ahí van Anne, Hanne y Sanne.» A jacqueline van Maarsen la conocí hace poco en el liceo judío y es ahora mi mejor amiga use es la...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconGracias a él y, desde entonces, más de trescientas mil mujeres han...

Conocí a Caroline hace casi 20 años,y desde entonces, hemos trabajado juntos. Me impresionó mucho su creencia en que todos tenemos un Contrato Sagrado que iconLa rueda se inventó hace cinco mil años. Hasta su aparición las personas...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com