La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario






descargar 110.35 Kb.
títuloLa Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario
página1/5
fecha de publicación12.02.2016
tamaño110.35 Kb.
tipoDocumentos
f.se-todo.com > Economía > Documentos
  1   2   3   4   5
La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉGESIS X Aniversario

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del
Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931
Cruz M. Ortiz CuadraPuertorriqueño. Completó estudios en la Escuela
Graduada de Historia de la U.P.R. Ha tomado cursos en el Centro de
Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe y en el History Workshop
Center for Social History del Ruskin College en Oxford. Es Catedrático
Asociado en el Departamento de Humanidades del CUH.


«Enseñad siquiera a leer a esa infeliz mujer de nuestros campos; facilitadle
el medio de que aprenda a interpretar lo que encierra un libro, y la moral
evangélica que dignifica el alma y la Higiene [sic] que purifica el cuerpo y
la Economía Doméstica que auxilia al pobre...»
Salvador Brau, La Campesina, 1888.
«El trabajo manual de los alumnos en las escuelas, tal como ahora se practica,
fue obra iniciada por los educadores americanos. Bajo el régimen español se
enseñaba en las escuelas de niñas la costura a mano en forma muy perfecta...;
pero no se enseñaba, como ahora a las alumnas la llamada ciencia doméstica en
la extensión y variedad que se le ha dado últimamente.»
Manuel Fernández Juncos; en: The Puerto Rico School Review, 5 de mayo de 1917.


Introducción. Salvador Brau vivió los primeros años del siglo 20 para poder ver lo que el sistema educativo comenzó a hacer. Manuel Fernández Juncos no sólo lo vio, sino que lo vivió... y pudo contarlo. Durante los primeros 30 años del siglo 20, el Departamento de Educación se dio a la tarea de incorporar en las escuelas públicas del país los cursos de economía doméstica. Apoyados los directivos norteamericanos en la idea de que el progreso material y social de la colonia se podría lograr estableciendo pautas educativas que condujesen a la sistematización de las tareas domésticas básicas, se inauguraron desde 1902 --no sin tropiezos ni dificultades-- los cursos educativos que pretendían sentar pautas para transformar la administración hogareña, la sanidad y la higiene del hogar, los métodos de cocina, el manejo de los alimentos, y las tradicionales técnicas de costura doméstica. Se entendió entonces que la educación doméstica --con sus distintos énfasis-- podría capacitar a miles de niñas del país para, una vez trasladados al hogar, aliviar los problemas de las familias más humildes de Puerto Rico. El trabajo que sigue explora pues la evolución de los diversos programas, cursos de estudio y modelos de enseñanza de educación doméstica que fueron redactados por el Departamento de Educación y la Universidad de Puerto Rico para ponerse en práctica en diversos escenarios educativos y en distintos momentos durante el período que va entre 1902 y 1932. Intenta demostrar que los dirigentes educativos del país, aún cuando se valieron de estrategias educativas de origen fundamentalmente norteamericano -y en un momento estuvieron aliados a los intereses económicos de la industria textil- siempre tuvieron que acoplarse a las condiciones materiales y a ciertos elementos idiosincráticos de la población estudiantil de Puerto Rico para poder ejecutar un proyecto de gobernabilidad colonial que emanaba desde el estado. En este trabajo intento mostrar además que la enseñanza de la educación doméstica evolucionó para adoptar --al menos enunciativamente-- ciertos modelos de educación hogareña que yo llamo aquí de las siguientes formas: el modelo de utilidad doméstica (en cierta manera compatible con las ideas de los grupos ilustrados del Puerto Rico de fines del siglo 19, pero más sanitario y científico, preconizado con mayor exclusividad entre 1902 y 1916). En términos generales propendía éste a una educación doméstica elemental que inculcara a las niñas las nociones básicas conducentes a reafirmar su futuro papel de madres y

file:///C|/Users/Ana%20González/Desktop/La%20Econo...20de%20Puerto%20Rico%20entre%201903%20y%201931.txt (1 of 18)3/17/2013 8:23:10 AM

esposas. Ellas despertarían sus instintos femeninos y se ajustarían a las nuevas prácticas hogareñas, creando así una sociedad civilizada y progresista. El modelo de utilidad doméstica, aún cuando será superado por otros enunciados en momentos históricos diversos, jamás será abandonado, pues constituirá el corazón de la educación doméstica femenina. Con el nombre de modelo práctico-patriótico he querido significar aquella modificación que se introduce en las actividades y estrategias de los cursos de economía doméstica durante el período en que Estados Unidos se involucró en la Primera Guerra Mundial, entre abril de 1917 y 1918. Tomando como registro cronológico el año de 1920 se inicia el modelo que los propios directivos de educación llamaron pre-vocacional. Este modelo puso énfasis en la educación en costura en las escuelas públicas de Puerto Rico para tratar de cumplir dos objetivos: abrir el camino para hacer de las niñas y madres jóvenes trabajadoras asalariadas, y nutrir la demanda de mano de obra de la industria textil. Entre 1926 y 1930, la Universidad de Puerto Rico jalona el programa de educación doméstica para diversificar las posibilidades de empleo de sus egresadas sobre la línea de la economía doméstica. He querido llamar este modelo con el nombre de modelo de profesionalización. Y finalmente el modelo vocacional, inaugurado en 1931 a raíz de la extensión a Puerto Rico de los fondos Smith-Huges y la creación de la Junta Insular de Instrucción Vocacional. He querido adoptar estos términos porque a lo largo de los primeros 30 años del siglo XX, las instituciones educativas desde donde emanaban los saberes domésticos, en ciertas instancias se movieron para responder a las pulsaciones de la realidad colonial y --como-dije-- mantener un proyecto de gubernabilidad colonial. Pienso que este trabajo --con todas sus virtudes y sus defectos-- pude iluminar sobre ciertas áreas del proyecto educativo colonial que la historiografía de la educación en Puerto Rico --a excepción de Juan José Osuna demasiado sintonizado con el proyecto-- no ha tratado. No, por otro lado, pretende decir que la adopción de estrategias educativas tendientes a paliar los males sociales de las familias puertorriqueñas --valiéndose de la educación doméstica femenina--fueron exitosas del todo, y que detrás de ellas tampoco había un proyecto colonial. La evaluación de esas estrategias y la naturaleza de ese proyecto no son los propósitos inmediatos de esta investigación. Quiero agradecer las aportaciones críticas que en varios momentos me ofreció la Dra. Mayra Rosario Urrutia como parte del Seminario de Investigación Americanización y Progreso, 1900-1920, en la Escuela Graduada de Historia de la Universidad de Puerto Rico. También agradezco las gestiones del Dr. Francisco Moscoso para facilitarme la investigación en el Archivo Central de la Universidad de Puerto Rico. A la señora Amarilis Hernández, Directora del Archivo Central, le quiero reconocer todas las gestiones que hizo, sin reparos, para duplicarme todos los documentos que se me antojaron del Archivo.

II La institucionalización de la Economía Doméstica en Puerto Rico, 1903-1932 Muchos de los problemas de los sectores populares puertorriqueños habían sido objeto de reflexión y preocupación por parte de los núcleos letrados del Puerto Rico de fines del siglo XIX. Salvador Brau, Manuel Zeno Gandía y Francisco del Valle Atiles por ejemplo, habían glosado al respecto, y coincidían en que los problemas de las familias puertorriqueñas pobres se originaban en la falta de educación hogareña de que adolecían los sectores más humildes del país. Una pobre vivienda, mal manejada y escasamente higiénica, una escuálida alimentación, mal cocinada y mal presentada, irremediablemente conducía a una membresía familiar desganada, enfermiza e indolente.1 Durante los primeros treinta años del siglo XX, los problemas señalados por Brau van a ser abordados con una lógica concreta y cientificista, emanada principalmente de instituciones como el Departamento de Salud, la Escuela de Medicina Tropical, el Departamento de Educación y la Universidad de Puerto Rico. Desde estas instituciones normativas, creadas como partes de un proyecto de gobernabilidad colonial, comenzarán a establecerse planes para erradicar los males que se entendían ocasionaban la pobreza, las enfermedades, el alcoholismo y otras miserias sociales que agobiaban a los sectores marginales del país y que, por lo tanto, imposibilitaban el desarrollo ordenado y civilizado de la

file:///C|/Users/Ana%20González/Desktop/La%20Econo...20de%20Puerto%20Rico%20entre%201903%20y%201931.txt (2 of 18)3/17/2013 8:23:10 AM

sociedad 2. Uno de los puntos neurálgicos que se entendió entonces debía re-orientarse, fue la vida doméstica. Durante los primeros años del siglo XX, el gobierno norteamericano, a través del Departamento de Educación, iniciará en las escuelas públicas del país varios programas-dirigidos sobre todo a las niñas en los grados intermedios-, encaminados a re-orientar los trabajos que históricamente habían realizado la mayoría de las mujeres puertorriqueña pobres en el espacio doméstico: limpiar, lavar ropa, cocinar, tejer y criar. Agrupados bajo el nombre de «economía doméstica», se iniciará pues la diseminación de una serie de saberes sobre higiene, nutrición, embellecimiento del hogar, cuidado de la apariencia y organización de las tareas domésticas que se predicarán como soluciones a las penurias sociales de las familias puertorriqueñas. Las Escuelas Industriales - 1903-1907 Los primeros cursos donde comenzaron a asomar las más recientes nociones sobre administración del hogar se originaron dentro del sistema de educación pública del país en 1903. Entonces, Señala J.J. Osuna, se establecieron las denominadas «escuelas industriales» en los municipios de San Juan, Ponce, Mayagüez, Arecibo y Guayama. En estos incipientes centros cobraron forma las llamadas asignaturas «especiales»: Inglés, Español, Ciencias, Historia, Dibujo y Trabajo Manual. 3 Las escuelas industriales estuvieron ofreciendo cursos en artes manuales y principios básicos de cocina entre 1903 y 1907. Al parecer, la escasez de personas especializadas, particularmente en el área de cocina, dietética e higiene del hogar, así como unos conflictivos criterios de clase y de género, llevaron a la clausura de las escuelas industriales. Hacia 1908, la aportación legislativa que las sostenía cesó de asignarse. 4 Dos años más tarde el Departamento de Educación volvió a insistir en la importancia de los cursos. En 1910 se incluyó en el currículo de las escuelas públicas de San Juan un curso sobre ciencia del hogar dirigido a complementar las materias básicas que aprendían las niñas puertorriqueñas en los grados elementales e intermedios. En estas clases se pretendía acercar a las niñas a los concocimientos sobre higiene en la cocina y digestibilidad de ciertos alimentos, además de ponerlas a experimentar con las maneras de cómo servir la mesa y atender a los invitados. Este nuevo impulso del Departa-mento de Educación se extendió hasta las escuelas intermedias de Río Piedras, Juncos y Yauco, pero aún sin resultados prometedores. Aunque hacia 1913 ya se registraban catorce municipios enseñando cursos relacionados con la ciencia doméstica, la matrícula de niñas en los mismos (a diferencia de la matrícula en los cursos de costura) era apenas de 445 niñas. 5 La obligatoriedad de los cursos: el modelo de «utilidad doméstica» y el modelo patriótico durante la Primera Guerra Mundial 1913-1920. Fue durante el año de 1913 que el Departamento de Educación, entonces dirigido por E. M. Bainter, inauguró como obligatorios los cursos en economía domésitca. Se hizo necesario pues, instituir una superintendencia de economía doméstica dentro del mismo Departamento, cosa de normalizar el orden y el ofrecimiento de los cursos en las escuelas públicas de Puerto Rico. Para organizar la superintendencia se reclutó a la profesora Grace J. Ferguson. Según consta en los expedientes de la facultad de Economía Doméstica depositados en el Archivo Central de la Universidad de Puerto Rico, la Profesora Ferguson había trabajado como maestra de Economía Doméstica en la Escuela Superior de Artes Manuales de la ciudad de Kansas, donde el comisionado Bainter había ejercido como principal. Ferguson, además de ejercer el magisterio, también había sido la organizadora del Departa-mento de Economía Doméstica de la mencionada facultad. 6 A las iniciativas de esta científica del hogar se deben tres proyectos que fueron decisivos en el curso de la enseñanza de la economía doméstica durante los años de 1913 a 1929: la redacción y publicación del primer texto para la enseñanza de la economía doméstica en las escuelas públicas de Puerto Rico, titulado Home-Making and Home Keeping, a Textbook for the First Two Years Work in Home Economics in the Public Schools of Puerto Rico; la organización de la primera escuela de verano para la preparación de maestras de economía doméstica para las escuelas públicas; y el reclutamiento de 150 maestras continentales entrenadas en las ciencias del hogar para re-entrenar a las maestras del patio

file:///C|/Users/Ana%20González/Desktop/La%20Econo...20de%20Puerto%20Rico%20entre%201903%20y%201931.txt (3 of 18)3/17/2013 8:23:10 AM

en los métodos de enseñanza de la ciencia doméstica. En 1919 Fegurson regresó a los Estados Unidos. Es importante valorar la obra de esta profesora a la luz de las nuevas posibilidades de trabajo que se le presentaron a la mayoría de las mujeres puertorriqueñas durante el período de la Primera Guerra Mundial. La decisión del presidente Wilson de entrar en la primera Guerra Mundial en abril de 1917 restructuró la política pública de un sinúmero de agencias gubernamentales estadounidenses que tenían relación con áreas de bienestar social, educación y producción y distribución de bienes y servicios, así como también promovió la creación de varias secretarías que se encargarían de diseñar políticas públicas para encarar a las condiciones guerra. 7 En Puerto Rico se creó la Puerto Rico Food Commission, que velaría por la implementación de un plan de producción alimenticia de emergencia en las escuelas públicas del país, se rediseñaron las actividades de la Cruz Roja, se implementaron programas para diseminar propaganda sobre los deberes patrióticos en distintas instituciones y escenarios; y claro, se reestructuró la enseñanza de la economía doméstica y sus dos áreas fuertes, cocina y costura. Mientras duró la intervención norteamericana en el conflicto se puso énfasis en un modelo práctico dirigido a entrenar a las jovenes educandas para servir en el espacio público y para trabajar como asalariadas en la industria textil (ya doméstica ya industrial). 8 Durante el año de 1917 la profesora Ferguson, entonces supervisora de economía doméstica para las escuelas públicas de Puerto Rico, reestructuró la manera como se empleaba el manual de estudios de que se realizaban en y fuera de los salones de clase. La posición de Grace en el Departamento de Educación le permitió entonces poner en práctica una serie de estrategias-procedentes, claro, de las altas esferas del Departamento en la intención de afinar el sistema educativo a las prioridades de guerra-, que ella, desde su arribo en 1914, favorecía. Al igual que la mayoría de las activistas en la ciencia doméstica en los Estados Unidos, Ferguson creía que los problemas sociales de las familias puertorriqueñas también se generaban debido a los pocos ingresos que las mujeres humildes aportaban al presupuesto hogareño. 9 Esto-entendía ella-, se debía a la incapacidad de cientos de mujeres puertorriqueñas de incorporarse al mundo del trabajo asalariado por carecer de destrezas en labores manuales y prácticas y por desconocer los “métodos” del trabajo doméstico “científico”. Dicho de otro modo, Ferguson, que había visto la educación doméstica como el paliativo pedagógico para proveer de un salario a las mujeres pobres del país, ahora veía el camino expedito para, con la aprobación del Departamento de Educación, redefinir el programa de educación doméstica siguiendo un modelo que quiero llamar aquí “vocacional-práctico-patriótico”.10 Cuando en 1914 se inaguró el curso de estudios preparado por las escuelas públicas del país, la línea de contenido fue esencialmente dirigida a la enseñanza de nociones básicas en tres áreas de trabajo doméstico: cocina, costura y -con menor énfasis-, higiene, aseo y sanidad del hogar. 11 Las maestras debieron privilegiar la enseñanza en el salón de clase de ciertas destrezas manuales y de ciertos conocimientos teóricos que deberían ponerse en práctica en la vida doméstica de las educanas en sus primeros años de crecimiento como personas. El model iniciado a partir de 1914 imaginaba a una educanda que, en la medida en que evolucionaba biológica y emocionalmente, se nutriría de conocimientos en el salón de clase para trasladarlos luego a hogar. Este sería el espacio donde se practicarían las teorías sobre higiene, aseo y sanidad, y el lugar donde -de acuerdo a los recursos de la Familia-, se producirían los objetos materiales que convertirían al hogar -y a sus miembros-en “ciudadanos normales” de la sociedad. Una vez “despertados” los conocimientos, la razón innata de las jovenes las llevaría a tomar las decisiones correctas para realizar las prácticas apropiadas en la administración del hogar.
  1   2   3   4   5

similar:

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconMujeres y falange (documento del 1958) Una página y media sacadas...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconVolunteer: Bienvenidos a Puerto Rico!! Welcome to Puerto Rico! Luego,...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconCentro de atletismo cupey track union de atletismo aficionado de...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconConfluyentes para la enseñanza de segundas lenguas
«mientras que las ciencias han avanzado por aproximaciones en las que cada nueva etapa es el resultado de una mejora, no un rechazo,...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconResumen: Este artículo trata sobre una aportación del soccer a las...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconTaller la enseñanza de lenguas extranjeras en las escuelas adventistas de nivel medias

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconIntroduccióN
«Cuando el arco iris esté entre las nubes, yo lo veré y me acordaré de la alianza eterna entre Dios y todos los seres vivos, con...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconTres lecturas sobre las estrategias didácticas en la enseñanza del español (nivel primaria)

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconAsí como las diferentes teorías psicolingüísticas han dado lugar...

La Economía Doméstica sobre el papel: La enseñanza de las Ciencias del Hogar en las escuelas públicas de Puerto Rico entre 1903 y 1931EXÉgesis X aniversario iconItinerario de los omnibus y ubicación del punto de concentracion...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com