Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7






descargar 1.93 Mb.
títuloTraducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7
página8/46
fecha de publicación01.09.2016
tamaño1.93 Mb.
tipoDocumentos
f.se-todo.com > Documentos > Documentos
1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   46

FORMACION DE LA FE - COMO LA JUVENTUD ADQUIERE LA FE




La formación de la fe es el deber de cada uno de adquirir su propia fe.


  • Afiliando: Intento de un niño de identificar y mantener los valores y la fe de personas importantes en su vida.




  • Personalizando: Intento de un joven de reclamar posesión de su propia fe en relación a la fe que ha estado a su alrededor en los años formativos.




  • Integrando: Intento de un adulto de construir la fe que él o ella recientemente ha personalizado sobre la fe heredada desde niño.




  • Formando la Fe: Se refiere particularmente al proceso durante la adolescencia y la adultez joven cuando la mayoría de las personas activamente dan forma y sustancia a la fe propia personal, el proceso de determinar la fe propia.




  • Deberes para Formar la Fe: Una secuencia de los deberes a través de los cuales las personas jóvenes trabajan en cómo adquirir una fe personal.




  • Experimentando: Emociones espirituales, sentimientos religiosos, experiencias sagradas.




  • Categorizando: Clasificando y consolidando las experiencias religiosas de cada uno; teniendo sentido e las experiencias en términos entendibles.




  • Escogiendo: Decidiendo lo que es verdadero e importante.




  • Reclamando: El acto de compromiso, conversión; dando la vida de uno a algo.




  • Profundizando: El acto de madurar los compromisos de la fe de uno.




  • Separando: Alejándose de las convicciones tempranas y las decisiones; dándose uno mismo espacio para la reflexión y la consolidación; rebelión.




  • Respondiendo: Ganando sentido del llamamiento de uno, descubriendo su propio don.




  • Estar Listo: El próximo nivel de crecimiento o madurez en la cual una persona es receptiva.

DESARROLLO DE LA FE
Esto enfoca la secuencia y los deberes de crecimiento mientras los Conquistadores adquieren una fe personal. Se considerarán tres posturas desde las cuales se ven los patrones de crecimiento. El originador del concepto es Robert J. Havighurst, cuyas descripciones de deberes de desarrollo puede encontrarse en Educación y Desarrollo Humano, Longmans, Green y Co., NuevaYork, 1953.
Primero, tomaremos la postura de una revisión de desarrollo de la fe. Esbozaremos las etapas de fe mientras aparecen en el niño, en el adolescente y en el adulto.
La segunda postura se enfoca sobre los años de la adolescencia para describir los deberes específicos a través de los cuales los jóvenes trabajan mientras activamente dan forma y sustancia a su propia fe personal. Estos deberes forman la agenda para adolescentes mientras pasan a esta etapa de madurez de la fe. Esta segunda postura describe la elección, experiencias, decisiones, necesidades y ambigüedades que ellos afrontan.
La tercera y final postura serán un vistazo a través de las etapas y deberes del desarrollo de la fe que motivan el crecimiento y que son la matriz de la madurez humana: la disposición individual.

PRIMERA POSTURA - ETAPAS DE DESARROLLO DE LA FE
En esta primera postura, veremos las etapas del desarrollo de la fe: desde la niñez a través de la adolescencia y luego a la adultez temprana. El Patrón de Desarrollo de la Fe en páginas más adelante mostrará la relación de estas etapas unas con otras.

AFILIACION DE FE
A medida que maduran los Conquistadores, la mayoría querrá afiliarse a sí mismo con la tradición de fe que ha sido practicada y valorada en su casa y en la iglesia. La afiliación es parte normal de la niñez. Algunas personas nunca desean afiliarse con la iglesia, aún cuando sus padres son activos en ella. Ahí puede haber una variedad de razones para ellos. Algunas de las más comunes son una actitud religiosa, una actitud apática o una actitud de laxo hacia la religión.
La afiliación puede ser simbolizada por el niño a través del bautismo, o simplemente puede ser un sentimiento del niño sobre el cual no se toma ninguna acción formal. Puede empezar tempranamente en la niñez o tarde en la adolescencia. La afiliación ocurre en las familias sin importar su participación en una iglesia. Los padres exhiben la fe y los valores, y los niños tienden a identificarse con ellos. La afiliación es un intento del niño de identificar y mantener dentro los valores y la fe de las personas importantes en su vida. Hay una tendencia de desarrollo dentro de los niños de afiliarse.
PERSONALIZANDO LA FE
En algún punto, cada niño empieza a personalizar la fe de sus padres. El niño crea de esta fe algo suyo. Con muchas personas, esta personalización comienza a ocurrir en la niñez media, y se activa más en la adolescencia, y en la adultez temprana. Es prominente a través de los años de la adolescencia. Para la mayoría la personalización es un proceso gradual. Para algunos está marcado con el aislamiento, la hostilidad, la rebelión y el crecimiento esporádico. Para otros, es calmada, cautelosa y razonable. La personalidad, el ambiente y el estilo de los padres son los factores más determinantes en cómo la personalización ocurre.
Dos niños del mismo padre frecuentemente experimentan la personalización de la fe en formas radicalmente diferentes.
La personalización es el intento del joven de clamar como suyo su fe en relación a la fe que le rodeado en los años de formación. Hay una tendencia del desarrollo en los adolescentes de personalizar.
La personalización es el intento de clamar como suyo

La afiliación es un intento de clamar membresía.
Como la afiliación requiere la afirmación y aceptación de personas importantes, así lo requiere la personalización. Con la mayoría de las personas, el personalizar la fe es algo más distintivo a medida que las personas jóvenes envejezcan y mientras más apartado esté la persona de la autoridad paternal. La personalización requiere centrarse en sí mismo, porque el adolescente está tratando de determinar lo que es únicamente suyo. Esta es la razón por la cual los adolescentes a veces aparecen “envueltos” en sí mismos.
A la altura de la personalización de la fe, un joven adulto mide su crecimiento por el hecho de cuán diferente u opuesto es de las tradiciones de fe a las que se haya afiliado durante sus años de niñez.

INTEGRANDO LA FE
El signo más seguro de madurez para un joven o adulto medio es cuando mide su crecimiento personal no por cuán diferente es de la fe que heredó de sus padres, sino por cuán bien su crecimiento se construye sobre las bases arraigadas en los años de su niñez. El péndulo ha comenzado a moverse en una perspectiva más madura.
La integración es el intento del adulto de construir la fe que ha personalizado recientemente sobre la fe heredada de la niñez. Hay una tendencia de desarrollo en los años adultos de integrar. La integración es la habilidad de tomar las cosas buenas del pasado y moldearlas juntas en una base sólida para enfrentar el futuro.
Bill era un padre joven, estableciéndose en su carrera, comprando su casa. Había crecido en el Sur en un ambiente fundamentalmente religioso. De niño y de adolescente se sumergió profundamente en la fe heredada. Cuando fue a la universidad, rechazó su herencia de fe. No tuvo contacto con la iglesia durante años. Durante estos años, él evitaba preguntas de fe.
Diez años más tarde, Bill estaba aún rebelándose contra sus memorias tempranas de fe. Sin embargo, no pudo evitar más las preguntas de su propia fe. Había ahora un vacío que necesitaba ser llenado.
Erróneamente Bill asumió que cada iglesia compartía las mismas características de la iglesia a la cual asistía durante su niñez. Bill llegó a la iglesia, descubrió una diversidad más acorde a su presente mentalidad. Era tan poco preparado para este estilo que ello le forzó a enfrentar preguntas de fe que había puesto a un lado hace mucho.
Ahora Bill está luchando para reconciliar su herencia de fe que él ve como sin compromiso con una fe personalizada con la que él no quiere comprometerse. Su fe personalizada ha tomado la forma de lo que él no cree más que de una posición positiva. Bill no está conforme con una “pie” en ambos mundos. Más aún está preocupado de que el precipicio sea muy grande para vencerlo.

Un joven ahora entra la etapa de integración de la fe. Para madurar completamente, Bill debe encontrar maneras de integrar lo mejor de su fe afiliada con lo mejor de su fe personalizada.

SEGUNDA POSTURA - DESARROLLO DE LA FE EN EL ADOLESCENTE
“Dar forma a la fe”, como el término es usado en este estudio, no se refiere a todas las frases de desarrollo de la fe, sino se refiere particularmente a aquellos años adolescentes y jóvenes cuando la mayoría de las personas están activamente involucrados en el deber de dar forma y sustancia a su propia fe personal. Dar forma a la fe es el proceso de adquirir la propia fe de uno.
Dar formar a la fe incluye una secuencia de deberes a través de los cuales los jóvenes pasan mientras adquieren su propia fe. Estos deberes no son diferentes de los deberes de desarrollo que han sido identificados por educadores:
Un deber de desarrollo es un deber que aparece cerca de cierto período en la vida de un individuo, es un logro exitoso que guía a su felicidad y a tener éxito con sus deberes futuros, mientras el fallo guía a la infelicidad en el individuo, desaprobación de la sociedad, y dificultad con los deberes futuros.
Hay siete deberes identificados que se llaman “Deberes que Dan Forma a la Fe”. Estos deberes no describen niveles de madurez, sino el trabajo que uno debe hacer para desarrollar la fe personal.

DEBERES QUE DAN FORMA A LA FE
Los siete deberes están secuencia, y la mayoría de los jóvenes trabajarán en el primer deber antes de ir al segundo a así sucesivamente. Sin embargo, pasar de un deber a otro no ocurrirá a un paso determinado. Algunas personas tardarán más en un deber. Algunas tardarán más empezando desde el número 1. Algunas harán varios deberes juntos mientras otras se retirarán.
Las mayoría de los adolescentes trabajarán los deberes en secuencia. Sin embargo, una vez que hayan trabajado un deber, retornarán al deber muchas veces más a medida que desarrollen y maduren en su fe. En verdad, estos deberes son una parte continua del crecimiento, y aunque el dar forma a la fe perderá mucho de su intensidad, muchos adultos trabajan en estos deberes a través de sus vidas. De seguro, si un adulto se mantiene madurando en la fe, entonces trabajar en estos deberes es esencial.



  1. Experimentación. Los jóvenes frecuentemente se llenan con sentimientos religiosos intensos. Las emociones espirituales pueden ser esporádicas, espontáneas y superficiales. Son también la fuerza detrás del desarrollo de la fe en los jóvenes. Sin este manantial de emociones, les faltaría poder para dar forma a la fe. Así, es importante reconocer que el proveer una reserva continua de sentimientos espirituales es un aspecto integral de todo el proceso de dar forma a la fe. Un adolescente que haya tenido pocas experiencias religiosas, no ha entrado realmente en el proceso de dar forma a la fe. Las experiencias religiosas pueden ocurrir en la adoración, en campamentos, en salidas, mientras se sirve a otros, mientras se canta, a través de compartir o en tiempos de tranquilidad y reposo. Cerca de todos los jóvenes han tenido estas experiencias, aunque la juventud abierta a ellas obviamente tendrá más.


Los sentimientos cálidos de pertenencia, de ser parte de la familia de fe, de apreciación por ser amado y aceptado e incluido están todos frecuentemente asociados con este deber introductorio. El deseo de afiliarse con la iglesia es frecuentemente una emoción espiritual. Este deseo puede frecuentemente ser nada más que una experiencia religiosa introductoria que necesita ser complementada por una madurez más seria.



  1. Categorización. Una persona entra en la adolescencia con experiencias, memorias, ideas y pensamientos. Una de los deberes de la adolescencia es hacer un sentido entendible de estos fragmentos al unirlos juntos. Este proceso es frecuentemente el trabajo de una mente inquisitiva. Las categorías usadas por los jóvenes en la adolescencia temprana son frecuentemente simples. Su pensamiento religioso puede estar definido, y ser ingenuo. Mientras maduran los individuos, ellos retornan al debe de categorización. Las nuevas experiencias causarán más pensamientos sofisticados.


La categorización es más que un ejercicio intelectual. Los trozos y piezas de las emociones, actitudes, valores e intenciones están también involucrados en este deber. Cualquier esfuerzo para consolidar las emociones, aclarar los valores, formar una memoria coherente, o dar forma a una actitud es un esfuerzo para categorizar una experiencia.


  1. Selección: La selección es decidir. “¿Qué es importante para mí?” o “me gusta eso, no me gusta aquello. El escoger es el rol de valorar, decidir, y dar forma a una creencia. Escoger es un resultado natural de la categorización. Después de que se entiende una nueva idea o experiencia, el adolescente la escoge, o la cree. El escoger podría tener consecuencias a largo plazo, o podría ser muy transitorio con los adolescentes. En el desarrollo de la fe, el escoger es el tiempo cuando un joven decide lo que es verdad para él o para ella. Aunque el joven no haya invertido a sí mismo en este nuevas ideas o verdades. El o ella es aún muy desprendido de ello. Por ejemplo, al escoger la persona podría decir, “Dios es bueno”, “se puede confiar la vida” y “Dios creó el mundo”.




  1. Reclamar: En el desarrollo de la fe, reclamar pasa cuando una joven decida lo que o a quien él o ella será fiel. Reclamar es un compromiso de uno mismo a las elecciones de uno. Con un adolescente, reclamar, categorizar y experimentar continúan, aun después que la fe ha sido reclamada. La juventud está aún sopesando las opciones y los valores. Generalmente, el reclamo tiene un efecto catártico. Hay un sentido de orgullo y satisfacción al haber arribado a un punto importante. Es frecuentemente una experiencia emocional rica. A veces, cuando los jóvenes se comprometen en el reclamo, ellos tienen un sentimiento de que “han llegado” son sobreconfidentes y por lo tanto, cerrados.




  1. Profundización. Este es el deber de crecer en la fe - de profundizar la convicción, el compromiso y el entendimiento. Frecuentemente un adolescente no avanzará en esta área hasta que algunas veces haya intervenido desde el primero acto de reclamación. Cuando alguna de las novedades de compromiso se hayan dispersado y se levanten nuevas cuestiones, profundizar es el deber que confronta la persona.


El deber de profundizar es el de trabajar una vez más a través de los deberes primeros de escoger y reclamar, experimentar y categorizar. Uno se preocupa de actualizar, o reemplazar, pensamientos y compromisos ingenuos. A veces el profundizar se llama la duda honesta, otros pueden convertirla en duda libre de culpa. Hay mucho de irregularidad en el paso de la profundización de la fe de una persona. La gente crece de manera única. Cuando la profundización ocurre en un adolescente mayor, la sobreconfidencia y sobre-seguridad que podría haber marcado el deber de reclamo empieza a tomar una perspectiva madura. Las sombras “grises” se ven opuestas al “blanco y negro”.


  1. Separación. Este deber es quizás el más característico de los adolescentes mayores y los jóvenes adultos. Este es el deber de poner a un lado compromisos por un tiempo. Si un adolescente ha trabajado a través de los primeros cinco deberes, hay oportunidad de que se necesitará espacio durante los años luego de la secundaria en los cuales debe dejar la fe de uno asentarse. Algunos jóvenes se alejarán lejos de sus raíces, como un péndulo, antes de llegar a una estancia más balanceada. Este distanciamiento es para muchos jóvenes un deber necesario antes de poder trabajar en la sintetización de su rebelión con sus raíces y entrar una vez en el deber anterior de dar forma a la fe.


Más que estar sorprendido o molestado por esta separación, más que nombrarla como apatía o llamarla discusión la actividad religiosa temprana, uno necesita reconocerla como un deber legítimo de fe.

1   ...   4   5   6   7   8   9   10   11   ...   46

similar:

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconMáxima autoridad sanitaria de ee. Uu felicita a los adventistas por...

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconPor Don Croft (Traducido por José B. Editado por Ismael V.)

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconUnidad central del Proceso (Central Process Unit= cpu)

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconDonde dos equipos se enfrentan sobre un terreno de juego liso separados...

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconLa universidad central del ecuador junto a los barrios de quito

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconInfluencia del estrés en la vida de los trabajadores de la universidad central

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconAnn presenta: Una Dieta Vegetariana no Sólo es más Sana, sino más Segura, dicen los Adventistas

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconManual de oratoria utilizado por la asociación nacional de activo 20-30 mexico

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconEn un conflicto armado es posible que se incumplan las normas del...

Traducido por la Asociación Central Dominicana de los Adventistas del 7 iconRequisitos de ingreso La mayoría de los visitantes requieren un pasaporte...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com