¿QUÉ es el índice de fatiga de borg?






descargar 174.05 Kb.
título¿QUÉ es el índice de fatiga de borg?
página1/4
fecha de publicación03.10.2016
tamaño174.05 Kb.
tipoDocumentos
f.se-todo.com > Biología > Documentos
  1   2   3   4
ÍNDICE DE FATIGA DE BORG
 

o Escala de Esfuerzo Percibido

La primera consecuencia de realizar ejercicio es el cansancio. Pero ¿cómo saber qué tanto se fatiga uno? Además de la frecuencia cardiaca, que es uno de los signos vitales que se deben controlar diariamente, el Índice de Fatiga de Borg es muy empleado en entrenamientos planificados.

René Vargas
Para mejorar espectacularmente, hay que planificar el entrenamiento. Y la mejor forma de hacerlo es meditarlo a fondo, asegurarse de no dejarse nada y apuntarlo. Llevar un buen registro es fundamental. Es el primer paso para aprender a controlarse y ser responsable de uno mismo.

Michael Johnson
Medallista de Oro en los 200 y 400 metros
Juegos Olímpicos de Atlanta, 1996

¿QUÉ ES EL ÍNDICE DE FATIGA DE BORG?
Es una escala que relaciona la sensación del esfuerzo que percibe el deportista con un valor numérico que va de cero a diez. Es una forma subjetiva de controlar el nivel de exigencia de la carga de entrenamiento. Esta escala se conoce con diferentes nombres: índice de fatiga de Borg, escala del esfuerzo percibido o RPE por sus siglas en inglés Ratings of Perceived Exertion.

Fue propuesta por el sueco, Dr. Gunnar Borg, quien encontró una gran correlación entre el nivel de exigencia que tiene la carga de entrenamiento y cómo perciben los deportistas este trabajo. La escala original constaba de 20 niveles, ésta se modificó posteriormente a sólo 11 niveles para una más fácil aplicación.

ESCALA DEL ESFUERZO PERCIBIDO DE BORG
(ESCALA ORIGINAL)


VALOR

DENOMINACIÓN

20

ESFUERZO MÁXIMO
MUY, MUY DURO

19

18

17

MUY DURO

16

15

DURO

14

13

MODERADO

12

11

LIGERO

10

MUY LIGERO

9

8

MUY, MUY LIGERO

7

6

5

ABSOLUTA AUSENCIA DE ESFUERZO

4

3

2

1

0

DORMIDO INACTIVO
¿PARA QUÉ UTILIZAR LA ESCALA DEL ESFUERZO PERCIBIDO?
Fundamentalmente para controlar el cansancio; este fenómeno es un poderoso factor de adaptación, pero debe controlarse para que no se convierta en un estado patológico denominado agotamiento o sobreentrenamiento.

Este procedimiento de control tiene la ventaja de que no requiere del uso de aparatos o de otras formas de control, sin embargo, si el entrenador combina la escala de Borg con otros procedimientos de dosificación será mejor.

La escala de fatiga de Borg es un método subjetivo de dosificación de la carga de entrenamiento que le permitirá al entrenador apreciar la respuesta del organismo del deportista ante el trabajo realizado, ya que se ha establecido una alta correlación entre la percepción del esfuerzo y una serie de indicadores fisiológicos como son la frecuencia cardíaca, el umbral anaeróbico, el VO2 máx. (consumo máximo de oxígeno), etc.


¿CÓMO SE APLICA LA ESCALA DE BORG?
Se realiza un control diario. El deportista deberá anotar cada día de entrenamiento su percepción del esfuerzo de acuerdo con la escala numérica. Se puede emplear la escala de 20 niveles, que es la original, o la de 11 niveles que es la modificada.

ESCALA DEL ESFUERZO PERCIBIDO DE BORG
(ESCALA MODIFICADA)


VALOR

DENOMINACIÓN

10

MUY, MUY DURO MAXIMAL

9
8
7

MUY DURO

6
5

DURO

4

MÁS BIEN DURO

3

MODERADO

2

LEVE

1

MUY LEVE

0,5

MUY, MUY LEVE

0

NADA
 

DOBLE ESCALA DE BORG
Para establecer una valoración más completa se recurre a la doble escala de Borg, que consiste en la percepción del deportista confrontada con la opinión acerca del valor de la carga por parte del entrenador, lo que sirve para establecer numéricamente la diferencia o la coincidencia acerca de la valoración de la carga por parte del deportista y el entrenador.

Días

L

M

X

J

V

S

D

Borg deportista

11

17

12

20

11

13
Borg entrenador

11

18

11

19

11

13
Diferencia

0

1

1

1

0

0

Para concluir, es importante puntualizar que el entrenamiento deportivo es un proceso a largo plazo, que requiere de ser controlado para obtener los mejores resultados.


LECTURAS RECOMENDADAS


  • García, V.M. y Leibar, X., Entrenamiento de la resistencia, España, Ed. Gymnos.

  • Mora, V.J.(coordinador), Teoría del Entrenamiento y del Acondicionamiento Físico, España, COPLEF Andalucía.

Domingo 15 de junio de 2003. Núm. 111   

EL ENTRENAMIENTO DEPORTIVO DESDE LA PERSPECTIVA BIOLÓGICA
 

La gran mayoría de las personas tienen un concepto interesante pero erróneo de lo que es el entrenamiento y cómo debe hacerse. No basta con hacer mucho ejercicio o sólo hacerlo. El cuerpo tiene leyes biológicas que lo rigen y que se deben tomar en cuenta cuando se realiza una sesión de entrenamiento como la intensidad, la duración, el volumen, la densidad, la frecuencia y el tiempo de recuperación.

René Vargas

El entrenamiento deportivo puede interpretarse como un proceso de estímulo y reacción. Las actividades deportivas desencadenan procesos de adaptación en el organismo. Los estímulos son las causas y las adaptaciones son los resultados. La ejecución de un contenido de entrenamiento, de acuerdo a un programa planificado y dosificado, produce estímulos de movimiento que llevan a adaptaciones morfológicas, funcionales, bioquímicas y psicológicas en el organismo. (Pérez en Miethe, 1981).

El entrenamiento deportivo significa desde el punto de vista médico-biológico, una adaptación o un cambio detectable a nivel de la condición física (por ejemplo, mejora de la resistencia, de la movilidad, etc.), a nivel metabólico (por ejemplo, mayor tolerancia a la acidez), o a nivel morfológico (por ejemplo, hipertrofia muscular). En el ámbito técnico-coordinativo se producen adaptaciones a nivel nervioso central y cognoscitivo (cerebro, conductos nerviosos, médula espinal). Ambos ámbitos se complementan con adaptaciones psíquicas. (Grosser, 1991: 20).

Para los fisiólogos del esfuerzo, como Astrand, el entrenamiento deportivo implica exponer al organismo a una carga de entrenamiento o una tensión de trabajo de intensidad, duración y frecuencia suficiente para producir un efecto de entrenamiento observable y medible, es decir, un mejoramiento de las funciones para las cuales se está entrenando. Con el objeto de lograr ese efecto de entrenamiento, es necesario exponer al organismo a una sobrecarga, es decir, a una tensión mayor de la que encuentra regularmente durante la vida cotidiana. En términos generales, es evidente que estar sometido a la tensión del entrenamiento se asocia con algunos procesos catabólicos, como la división molecular del combustible almacenado y otros componentes celulares, seguidos por una reacción en exceso o anabólica, que origina un aumento en la deposición de las moléculas que se movilizaron o se degradaron durante la etapa en que el individuo estuvo expuesto a la carga de entrenamiento. (Astrand, 1986: 285).

El principio biológico general del entrenamiento radica en que al agotar las reservas del organismo ante una exigencia intensa, se registra una recuperación tanto en estructura como en función, de una magnitud tal que sobrepasa las reservas orgánicas antes existentes. De tal manera que se producen cambios en los diversos sistemas, los cuales capacitan al organismo para afrontar demandas de mayor exigencia. Esto quiere decir, que el organismo ha mejorado y/o aumentado sus reservas anatómicas y funcionales.

Los conceptos centrales del entrenamiento deportivo son carga y adaptación como conjunto causa-efecto. La carga de entrenamiento la podemos definir como la medida fisiológica de la estimulación sobre el organismo provocada por un trabajo muscular específico, que en el organismo se expresa bajo una forma concreta de reacciones funcionales de una cierta profundidad y duración. (Werjoshanski, 1991: 83,84).

Fritz Zintl en su libro Entrenamiento de la Resistencia, define la carga de entrenamiento como la totalidad de los estímulos de movimiento efectuados sobre el organismo. La carga está constituida por cinco componentes: intensidad, volumen, duración, densidad y frecuencia.

La intensidad se define como el grado de exigencia de la carga de entrenamiento, o bien, el rendimiento definido como el trabajo por unidad de tiempo. La intensidad refleja el aspecto cualitativo de la carga y se mide, entre otros, por la velocidad de traslación, peso relativo, ácido láctico, complejidad del ejercicio, frecuencia del ejercicio por unidad de tiempo, etc.

El volumen es la cantidad de trabajo realizado durante una o varias sesiones de entrenamiento. El volumen de entrenamiento expresa la cantidad de trabajo realizado, por lo que puede cuantificarse por la cantidad de elementos, kilómetros, tonelaje, número de repeticiones, tiempo, etc.

La duración del estímulo es el tiempo durante el cual el estímulo de movimiento tiene un efecto motriz sobre la musculatura. Su unidad de medida (U.M.) son las horas. Los minutos y los segundos.

La densidad de la carga de entrenamiento es la relación entre el trabajo (la actividad efectiva) y el descanso.

La frecuencia de la carga es el número de veces que se aplica el estímulo motor dentro de la sesión de entrenamiento (frecuencia intrasesión) o en un microciclo (frecuencia intersesión).

La carga de entrenamiento es la verdadera base de la adaptación y del consiguiente aumento del rendimiento. Para la dosificación de la carga, tres leyes biológicas son obligatorias:


  1. Un estímulo que esté por debajo del umbral no produce adaptación.

  2. Un estímulo demasiado alto produce sobreentrenamiento.

  3. Las adaptaciones específicas necesitan cargas específicas.



Las dos primeras leyes mencionadas están relacionadas con la ley de Schultz-Arndt o regla de los niveles de los estímulos; ésta determina cinco niveles de carga:

 cargas ineficaces

 cargas regenerativas

 cargas de mantenimiento

 cargas entrenantes o desarrolladoras

 cargas perjudiciales

Tanto las cargas ineficaces (no producen adaptación), como las cargas perjudiciales (provocan agotamiento o sobreentrenamiento) no son de interés para el entrenador.

El proceso esencial del entrenamiento es la determinación de la carga externa y su correspondiente dosificación.
El entrenamiento produce una movilización de las energías y los materiales de reserva. La posibilidad de un aumento de estas reservas y con ello simultáneamente la adaptación morfológica, funcional y biológica, se han unido en dos leyes fundamentales, las cuales han sido resumidas por Roux von Nocker (Pérez en Miethe, 1981):


  1. Por medio de su funcionamiento el tejido será más apto.

  2. La función más fuerte modifica la estructura cualitativa de los órganos, lo cual aumenta la capacidad específica de rendimiento.



Según Dietrich G. Harre, sólo puede hablarse de carga de entrenamiento, cuando los estímulos de movimiento están dosificados en tal forma que producen efectos de entrenamiento. La adaptación se muestra en la transformación que se lleva a cabo en el organismo. (Pérez en Miethe, 1981).

Los procesos de adaptación suponen un mínimo de carga. Cuanto más alejado esté del óptimo de carga, menor será el efecto de entrenamiento. Una adaptación óptima no depende sólo de la carga, sino también del tiempo de recuperación. (Pérez en Miethe, 1981).

La relación entre la carga y la adaptación no tiene un transcurso lineal. En tanto que en un proceso de entrenamiento a largo plazo se puede contar con que al aumentar la carga se produzca también una adaptación inmediata y amplia, al aumentar la capacidad de rendimiento, esta reacción de adaptación será cada vez menor. De lo anterior se concluye que a mayor nivel de rendimiento cada vez se requerirá de un mayor gasto para realizar progresos cada vez más limitados, este fenómeno está fundamentado en la ley de los incrementos decrecientes.


BIBLIOGRAFÍA
Grosser, M., et al, Alto Rendimiento Deportivo, Planificación y Desarrollo, México, Ed. Martínez Roca, 1991.

Astrand, P. y Rodahl, K., Fisiología del Trabajo Físico, Argentina, Ed. Médica Panamericana, 1986.

Miethe, A., et al, (editores), Entrenamiento Deportivo, Convenio Colombo-Alemán, Tomo 7, Ed. XYZ, Colombia, 1981.

Zintl, F., Entrenamiento de la Resistencia, Ed. Roca, México, 1990.
Martes 01 de julio de 2003. Núm. 112   

PRUEBAS DE CAMPO
 

Para poder entrenar eficazmente, el primer paso a dar es realizar una prueba de campo. Con ésta nos damos idea de la capacidad que se tiene en ese momento y a lo que debemos aplicarnos para mejorar. Pero una prueba de campo, para que sea verdaderamente útil, debe tener ciertas características.

René Vargas

En el entrenamiento deportivo es fundamental planificar. Y dentro de lo que se planifica es muy importante lo que se realiza. Y de lo que se realiza aquello que se puede controlar, todo el aspecto cuantitativo.

Para verificar de manera sistemática el proceso de entrenamiento se cuenta con varias formas de control del entrenamiento que se agrupan en:

  • Técnico metodológicas

  • Médico biológicas

  • Psicológicas



Un recurso del ámbito técnico metodológico para controlar el entrenamiento, de los varios procedimientos con que cuenta el entrenador, son las pruebas de campo.

¿Qué es una prueba de campo?
Es un procedimiento realizado:

  • bajo condiciones estandarizadas,

  • de acuerdo con criterios científicos,

  • para la medición de una o más características delimitables empíricamente del nivel individual de la condición (Grosser y Starischka 1989).



El objetivo de la medición es una información lo más cuantitativa posible acerca del grado relativo de la manifestación individual de facultades motrices condicionales.

El test motor deportivo es un método de control e investigación fundamentado científicamente, que mide parámetros característicos que sirven como indicadores de las capacidades y destrezas motoras deportivas, a través de la resolución de tareas motoras deportivas bajo condiciones estandarizadas (Meinel y Schnabel 1988).

De acuerdo a la preponderancia de sus resultados, los tests deportivos motores se pueden clasificar en:

A) Tests de la condición física:

  • tests de fuerza,

  • tests de fuerza máxima,

  • tests de fuerza rápida,

  • tests de fuerza resistencia

  • tests de resistencia

  • tests de rapidez.



B) Tests de coordinación:

  • tests de acoplamiento,

  • tests de orientación,

  • tests de diferenciación,

  • tests de equilibrio,

  • tests de reacción,

  • tests de adaptación,

  • tests de ritmo.



C) Tests de movilidad:

  • tests para la movilidad activa

  • tests de la movilidad pasiva.

D) Tests de destreza:

  • tests de estabilidad,

  • tests de rentabilidad.



Antes de aplicar una prueba de campo es conveniente conocer de ésta lo siguiente:

1. Nombre(s) del test de campo.
2. Objetivo del test o pretensión de medida.
3. Instrucciones para la prueba:

  • Descripción /realización.

  • Material necesario.

  • Indicaciones referentes a la organización.



4. Medición/valoración.

  • Tablas de calificación.

  • Fórmulas, si las hay.

  • Elaborar la hoja de control para recabar los datos de la prueba de campo.



5. Observaciones.
  1   2   3   4

similar:

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconAproximación teórica sobre la fatiga y el sobreentrenamiento

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconIndice ( irá al índice general) II. Factores de riesgo 4

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconIndice temas casos indice

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? icon¿Qué pasa? ¿Qué estás haciendo? 1A

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconInicialmente planteó las preguntas que un comunicador debe responderse...

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconLas teorías se convierten en Modelos pedagógicos al resolver las...

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconQué/Cuál Qué + verbo

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? icon¿Qué es el calentamiento? Definición El calentamiento es la preparación...

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? icon¿Qué es una rutina? La rutina consiste en una lista de ejercicios...

¿QUÉ es el índice de fatiga de borg? iconLa pedagogia de jesus en los equipos docentes de america latina
«¿Qué es esto? Una doctrina nueva, y ¡con qué autoridad! Miren cómo da órdenes a los espíritus malos ¡y le obedecen!»28. Así fue...






Todos los derechos reservados. Copyright © 2015
contactos
f.se-todo.com